Archivo por meses: julio 2009

CORRECCIONES

Muchos creen que el reconocimiento o negación de la “Verdad” es algo netamente intelectual, así como creen que el “Bien” no es algo intelectual, sino practico, porque esta encuadrado solo en el “hacer”. Pero se equivocan. Te voy a decir porque.

Primeramente, a la verdad se llega “con” la cabeza, pero no “solo por” la cabeza, sino “con” una buena disposición llamada sinceridad, esto no es solo intelectual sino “existencial”. Es decir, nuestro inconsciente, nos inclina a creer alguna cosas y a descreer de otras, a creerles a unos y desconfiar de otros, esto supera ampliamente el intelecto, esta en un estadio anterior. Digamos que la disposición esta en el subsuelo y el intelecto en planta baja, ¿quien toma conciencia cada vez que entra a un edificio que tiene subsuelo? Creo que todos nos manejamos como si la planta baja fuera la planta “mas baja”.

Según mí corta experiencia y observación, la mejor forma de acercarse a la verdad es mantenernos en una posición firme en lo que creemos, pero siendo muy sinceros con nosotros mismos. Así, nuestra actitud será muy distinta cuando sospechemos que algo de lo que pensamos no sale airoso de cualquier objeción. O cuando intuimos que algo no anda bien en nuestra vida, algo así como un vago o un firme reclamo interior que nos dice: mirá bien, que te estas equivocando!
Estando abiertos a estas voces, las exteriores (objeciones) y las interiores (intuiciones) podremos ir corrigiendo, perfeccionando nuestra visión, sin quedarnos instalados por gusto o comodidad en lo primero que pensamos. Esta apertura nos posibilita no caer en errores “inconcientemente” voluntarios y crónicos.

Si estamos desorientados con respecto a la “Verdad” y no sabemos donde esta, o si creemos que no hay “una” Verdad porque estamos “convencidos” que todo es según como se lo ve, podemos sacarnos de la duda buscándola en esta realidad interior, empezando por conocer nuestra “disposición” y en segundo lugar en nuestras certezas intelectuales, buscando que sean verdaderamente firmes, “sin mentirnos”, porque si desconocemos esta orientación afectiva con respecto a la Verdad poco podremos hacer por encontrarla.
Cuando hayamos superado la dificultad de la mala disposición, ya estamos en el buen camino de la sinceridad con nosotros mismos y tomando distancia de la fanática necedad, estamos en las mejores condiciones para emprender esta maravillosa Aventura.
De esta manera, “abiertos a la Verdad” podremos comenzar la etapa del “discernimiento” adecuado y dejar de lado el “discernimiento” cómplice por nuestra mala disposición. Y así, corrigiendo aquí y allá, -lo que haya que corregir- iremos acercándonos cada vez mas a la Verdad, aunque esto “nos cueste la vida”. Porque cuesta un triunfo modificar aquello de lo que nos hemos encariñado.

Lo mas lamentable, es que siempre existirán aquellos que no les preocupa en absoluto “La Verdad” incluso la niegan. Y como tienen poder, siembran confusión con mentiras, porque solo creen en “su verdad” que buscan que sea comprada, y es aquella que mas los beneficia. Beneficiándose a costa de robar a los demás lo que poseen, hasta su integridad. Pero poco podrían hacer si nadie les compra sus mentiras, ni productos mal avidos.

POLITICAS INTERNACIONALES

Aunque ningún político del mundo cree ya en las ideologías, (aunque lo pregonen a los cuatro vientos), y los gobiernos del mundo se llenen la boca de amor al pueblo, han demostrado ya hasta el cansancio que lo que verdaderamente cuenta en las acciones “políticas” es el valor monetario y la negociación.
Prueba de esto, es verlos como siguen la orientación definida, estimulada y financiada por los Estados Unidos, trabajando codo a codo por el mundo del futuro en pos de la “Ideología del Bienestar y el Progreso Absoluto”

Datos 1:

Estados Unidos, con su base de operaciones en la ONU, promueve y financia campañas de “educación” en todo el mundo, a través de los distintas órganos propagandísticos. Organismos y Agencias Internacionales, gubernamentales y no gubernamentales. Periodísticos, etc.

Dato 2:

Se organizan para esto también las famosas “Cumbres de Presidentes”, “Conferencias Internacionales”, “Campañas Vegetarianas”, “Ecológicas” “Demográficas” etc. para preparar un mundo futuro “sano y natural”, y establecer la “paz”, promoviendo un “Nuevo Orden Internacional”.

Dato 3:

Cada Gobierno Nacional, por adhesión o preción, (incluido el abanico de gobiernos de “izquierda”), colaboran entusiastas con sus súbditos colaboradores legislativos, por la “iniciativa” Norteamericana.

Ilusión

Sueño con una Nueva Juventud, estudiosa, preparada y amante apasionada de la verdad y el bien común. Una Juventud profundamente interesada por los problemas del mundo, porque el desinterés lleva a la desinformación y la desinformación es el mejor campo para sembrar información manipulada. Sueño con una Nueva Juventud ilusionada, que no compre miel mezclada con estiércol de ratas.

BIENES

Si miramos bien, en la vida no hacemos otra cosa que ir detrás de los bienes, entre estos están aquellos que son de una mas alta dignidad, como los bienes afectivos.
La gran mayoría de los bienes que solemos conseguir, o ambicionar, son siempre relativos, “parciales”. No llenan nunca la totalidad de nuestras necesidades.

Los bienes absolutos, catalogados como ‘verdades absolutas”, son minoría y de otra dimensión. Podríamos decir que no entran en esta categoría de bienes comunes y naturales por los cuales todos nos movemos. Pero, aún siendo de otra dimensión, son estos valores (los absolutos) los que dan a los bienes comunes su verdadero sentido y propio valor.

La mala ciencia y las malas interpretaciones, hicieron que se asociaran las verdades absolutas exclusivamente con la visión religiosa, pero esta es una de las tantas confusiones de los intelectuales subjetivistas.

Los valores comunes y naturales, son siempre relativos, no porque su valor dependa de como los miremos, o de como opinemos. Porque aún siendo relativos, estos necesitan de elementos reales y fundamentos ciertos para que nuestro criterio sea acertado. Y auque exista la dificultad real de verificarlo, la verificabilidad no es el motivo o la causa de que algo sea lo que es, sino solo la posibilidad de demostrarlo.

Los valores comunes son relativos porque son parciales, es decir, porque su valor depende de las variables circunstanciales, de esta manera algo puede ser un bien para algo en ciertas circunstancias y un mal en otras, no depende de como se las mire, sino del resultado, de sus consecuencias. En éste sentido, pasa lo mismo que con los remedios, es preciso saber las “contraindicaciones” . Puesto que, en ciertas circunstancias un remedio, que sin ninguna duda esta para hacer el bien, se convierte casi automáticamente en un mal, cuando el que los ingiere padece de alguna afección que lo rechaza. Esto determina que un bien esta en relación con el logro del fin propuesto, o sea que cause un bien. Consecuencias buenas del “objeto” sobre el “sujeto”.

El relativismo* ve la realidad a la inversa, pone el carro delante del caballo, al considerar al “sujeto” como “objeto” (como “cosa”) y al “objeto” como “sujeto,” es decir como “señor” de todo pensamiento. De esta manera lo “subjetivo” lo ponen delante de lo “objetivo”, relativizando así la realidad, “si veo algo mal es mal y si lo veo bien es bien”.
Y aquellos elementos* que nos permiten saber, a “cualquiera”, el valor moral real de cada cosa, lo dejamos de lado para basarlo todo en un simple parecer.

*Aclaro:
Elementos que determinan el valor del acto: fin, medio, intencionalidad, circunstancia y consecuencia.
Relativismo: léase también racionalismo, positivismo, existencialismo, marxismo y un largo etcétera de filosofías complementarias liberales.

BIENES

Otras veces ya te escribí sobre los bienes. Te abras dado cuenta, que los ubico en dos categorías: bienes transferibles y bienes intransferibles. Hoy agrego algo mas.

Los bienes intransferibles -los espirituales, morales, intelectuales, sensitivos, perceptivos, intuitivos, etc.- aunque no se pueden transferir, si se pueden compartir.

En el gran supermercado de “bienes”, encontramos de todas las variedades y para todos los gustos. Como en las góndolas del súper, vamos buscando en la vida aquellos bienes necesarios y apetecibles para ayudarnos a hacer nuestra vida mas llevadera.

Creo que a nadie se le ocurriría vivir en función del supermercado, es decir, vivir semana tras semana exclusivamente para comerse o guardar los bienes adquiridos, así, semana tras semana hasta que se muera de viejo. Los bienes adquiridos -tanto los transferibles (los materiales) como los intransferibles, son bienes, no males. Pero no simplifiquemos tanto la cosa como para hacer una burda reducción.

Si bien son importantes, incluso, muy importantes! no son mas que bienes que adquirimos, y por lo tanto, aunque son nuestros, no son esencialmente nuestros, no son parte de nuestro ser, sino de nuestro tener. La única riqueza esta en nosotros mismos o no lo esta.

En síntesis, no son los bienes “adquiridos” nuestra riqueza, ellos son los que pueden contribuir a realizarla. Digo “pueden” porque también pueden ser nuestra ruina.
Son los bienes que “brindamos” a los demás nuestra verdadera riqueza. Los que salen de nosotros para colaborar, o llenar –en la medida que se puede- la vida de los demás.
Y si el “otro” se guarda para si los bienes que le brindamos, esta haciendo una lamentable reducción de su vida y sus posibilidades de igual manera que aquel que viviera en función del supermercado.

CREATIVIDAD

Es indudable que el conocimiento es un factor de poder, tanto en el desarrollo de la personalidad como para el progreso de la humanidad. Es obvio que aquel que desarrolla una mayor capacidad tiene siempre mayores posibilidades. Lo que mueve al hombre son sus ideas. Es “la idea” lo que lleva al desarrollo, aunque es la necesidad de alcanzar un bien lo que mueve a pensar.
Las ideas no vienen por si solas, ni el ejercicio de pensar es tan sencillo, necesita ciertos componentes, yo los encuadro en lo que llamo “composición creativa”.

La composición creativa, es como una moneda que, con sus dos caras, deben ir y desarrollarse siempre juntas. Sino se desequilibra. La armonía se encuentra entre la conducta espontánea y estructurada.

Cara espontanea

1) Ser espontaneo (no confundirlo con ser improvisado)
2) Dar rienda suelta a la imaginación (para crear cosas nuevas)
2) No tener miedo a equivocarse
3) No tener miedo de perder el tiempo (por tener que tirar ideas a la basura)
4) No tener miedo a hacer el ridiculo, quedar desubicado, o que nos tomen por idiota.
5) Reírse de si mismo, si es posible a carcajadas, (para no tomarnos en serio y mantenernos en lo que somos)

Cara estructurada

1) Amar las estructuras
2) Estudiar mucho, discernir lo que se estudia, investigar lo que se estudia, experimentar lo que se estudia (no hace falta todo),
observar si coincide con la realidad.
3) Ser muy sencillo (sin rebusques), y sincero, con uno mismo, con lo que hacemos y con los demás.
4) Hacer caso a los que saben, saber distinguir los que saben de los que parecen que saben (esto se resuelve en el segundo punto)
5) Controlar la imaginación para ajustarnos a la ley y no ser un verdadero idiota.

Para terminar te digo que, tanto en el arte como en la vida -la vida es arte- la espontaneidad, la Imaginación, la emoción, la expresión, la intuición, la inspiración, la sensibilidad o la autenticidad son medios excelentes para la creatividad cuando van acompañadas de ciencia. Cuando no, no es mas que arte infantil, primitivo, o falso.

APROPIARSE

El deseo de apropiación es un sentimiento común y universal de todos los hombres, de todos los tiempos, esto es una verdad absoluta. Lo que no quiere decir que todos hagamos de ese mismo sentimiento un mismo uso. Porque quien lo regula, es el razonamiento moral, y ahí la cosa se complica.

Apropiarse de los bienes ajenos tiene un limite evidente, no podemos traspasar el limite material. Podemos robarle al otro el auto, la casa, la mujer, etc. (no debemos, pero podemos) pero sus bienes espirituales no se lo podremos robar jamás, estos son intransferibles.
Pero, aunque no nos podemos apropiar de ellos, ni gozar de su posesión, sin embargo si podemos despojarlos de los suyos.
Quizás sea esta limitación nuestra, (de no poder gozar de esos bienes), la causa principal del porque de la envidia y su consiguiente manifestación externa, darles palos al hombre integro, al hombre moral o religioso activo. A ese que, en cuanto levanta la voz con su denuncia le caemos como aves de rapiña para encontrarle cualquier cosa real o imaginaria que pueda inculparlo, para bien de su desprestigio y para el mal de la causa que defiende.

La imputabilidad de éste reto al hombre moral o religioso puede estar atenuado y disminuido en lo personal por las intenciones y las circunstancias, ya que muchos no se dan cuanta de la injusticia que están cometiendo. Porque también, viendo la otra cara de la moneda, a los creyentes del bien moral y religioso nos pueda corresponder proporcionalmente una responsabilidad, la de mostrar una exposición falsificada de la doctrina moral recibida, o exponer adecuadamente el mensaje en los discursos pero defraudar después en los hechos, por defectos de una conducta personal poco exigida. agónica, descuidada o falsa.

Los bienes morales y religiosos conectan perfectamente con los deseos mas profundos del corazón humano, y no se oponen de ningún modo a la dignidad y el progreso del hombre, todo lo contario, cuando estos faltan el hombre vive desorientado o aferrado a falsas seguridades. Porque esta dignidad se funda y se perfecciona precisamente en el mismo Dios.
Pero la mala interpretación del mensaje divino y su negación, son las dos grandes causas del resto de las deformaciones del pensamiento de la humanidad. Es una pena enorme que teniendo un bien tan grande no lo sepamos ver.

DOLOR

Una de las cosas mas desvirtuadas en la Era Liberal, derivado de su absolutismo materialista es lo relacionado con el dolor humano.
La realidad del sufrimiento no es un tema menor, es mas, creo que es clave para entender, o no entender, gran parte de la vida.
Es una verdad absoluta, que a nadie nos gusta sufrir -hay rarísimas excepción que se da en mentes enfermas-, y es una realidad que el dolor es parte inevitable de la vida.
Aunque es muy bueno y necesario poner todos los medios para atenuar sus efectos, para que estos no nos destruyan superando nuestras fuerzas naturales, no es bueno en absoluto, considerarlo un mal en si mismo, como un enemigo de la “humanidad”, al que hay que evitar a cualquier precio.

El dolor existe para recordarnos que somos humanos, que somos vulnerables, y que vamos a morir. Este sentimiento, cuando es sano, nos hace mas humanos.
El dolor esta para recordarnos que, si formamos parte del genero humano, no es para que nos quedemos solo con el genero. Somos “seres” no cosas que se adquieren, que se usan y se tiran, somos de carne y hueso, y todos tenemos sentimientos, todos tenemos aspiraciones profundas y necesidades también profundas, tenemos necesidad de perdón, de ayuda, de aprecio y contención. Nada material puede suplir estas necesidades, y cuando faltan el vacío existencial es inevitable.
El dolor esta para recordarnos lo que somos, unidad humana. Unidades unidas por vínculos humanos, y solo es humana cuando se mantiene unida, no esta para vivir a espadas de unos, en beneficios de otros.
Esto es lo mas nefasto del “humanismo” y “paz” liberal y lo que lo hace mas bárbaro, que para evitar el dolor de unos acrecientan el dolor de otros, y a los que procuran salvan del sufrimiento por “humanidad” son siempre los mismos, los que pueden pagar. Y para que siempre haya quienes paguen, necesitan hoy beneficiar a aquellos jovenes que tienen potencial intelectual y motora para servirles en el futuro, y los que no, dejarlos de lado para que solo Dios lo ampare, porque ellos, ni piensan.

Estupidez

Lo mas curioso, que tarde o temprano estos mismos “genios” de la humanidad llegan a viejos, y no se que piensan, pero van cumpliendo los sesenta, los setenta, incluso los ochenta, y siguen afanándose por acumular poder y riqueza como si fueran alguna vez a poder hacer uso de lo que acumulan, o retenerlo mas alla de la muerte, que se da sin ninguna duda cuando les toca su turno.

COMUNICARNOS

Dialogar sin discutir, creo que es una de las virtudes mas notorias de la verdadera sabiduría. Así como la falta de dialogo por miedo a discutir, me parece la mas notoria cobardía del mediocre.
Es evidente que el dialogo nos pone a prueba, es uno de los termómetros de nuestra calidad humana. Cuando levantamos un muro casi impenetrable en el terreno del dialogo, con el cartel imaginario de “campo minado” en las “zonas” que no nos animamos a pisar, estamos mostrando no solo pobreza intelectual y espiritual sino también la confusión de confundir las “bombas ocultas” -descalificativos personales- con nuestra poca capacidad de sortearlas inteligentemente.

“La discusión apasionada, violenta, es un fuego que no alumbra la casa ni da calor, simplemente la llena de humo” decía San Bernardo. Agregaría a esto que no es mayor mal la discusión acalorada, que la falta de confrontación de ideas por miedo a caer en ella. Sabiendo distinguir entre golear la inteligencia, o pegar los afectos o las personas.

El dialogo, el debate familiar, entre amigos o compañeros de vida, nos ayuda a ejercitar muchas virtudes, ¿será que nos hemos convertido en personas de pocas? Porque mantener diálogos amigables, sin autocensúranos, mucho menos censurando al otro, sobre temas controvertidos (cuando el termómetro puede empezar a marcar de 37 para arriba) exige en general, esfuerzo. Y en particular, paciencia, sensatez, conocimiento y por sobre todo humildad intelectual. Y es una tarea que lleva muchos años, toda la vida.
Al confrontar, uno se siente -tarde o temprano- obligado a saber, si no nos domina la necedad. Y saber, obliga a estudiar, a observar, a aprender. Pero si nadie confronta, nuestras amables conversaciones solo se mantienen en el terreno de lo superficial, y así como son nuestras conversaciones son nuestros pensamientos, porque lo que no se habla se olvida y por ende se le resta importancia y se deja de pensar.

Pero la mayor lección en el ejercicio del dialogo sin censuras, esta el aprender a escuchar, solo en éste caso se aplica el viejo dicho:
“El hombre tarda dos años en aprender a hablar, y sesenta para aprender a callar”.

Doy fe de esto ya que aun no he aprendido la lección, (me faltan tres años). Y aunque me aconsejaron mas de una vez, no hablar tanto, que ganaré mas, yo insisto en aprender a dialogar, también confrontando.

ALEGRIA

Como vivís será tu alegría.
Todos sabemos, por experiencia propia o ajena, que el primer efecto del alcohol bebido en exceso, es la risa fácil.
La alegría brota desde dentro pero no desde muy dentro, mas bien desde la superficie de nosotros mismos, es un efecto material porque actúa sobre nuestro cuerpo, aunque altere el espíritu. Y esta alegría brota espontánea por cualquier motivo insignificante, que produce un efecto desproporcionado. Entre el motivo y su efecto, la carcajada de un instante.

Los estímulos viciosos suelen ser así:
Desproporcionados, fáciles y rápidos…y producen alegrías tan fugases y superficiales como el efecto de alcohol.
Las alegrías fugaces, son inestables y necesitan siempre un monito de circo exterior para que te divierta, y no resuelve el problema del angustiante y profundo vacío interior. Al contrario, lo acrecienta.

En cambio, los estímulos virtuosos suelen ser todo lo contrario:
Proporcionados, difíciles y lentos… pero la alegría que producen es profunda y duradera, y no necesita mas que lo necesario para ser feliz.
Te toca a vos elegir.

AFIRMACIONES

En una sociedad “pluralista” y “democrática” como la nuestra “todos” creemos que las ideas no hay que sostenerlas y defenderlas con firmeza, porque suenan a imposición. En esta socidad se aconseja que todas las ideas se establezcan por consenso, independientemente si son verdaderas o falsas, porque parece que es mejor vivir una mentira consensuada, que una verdad que divida. Tener ideas ya establecidas, determinadas y fijas son preconceptos rígidos, cerrados, intolerantes, tajantes y dogmáticos. que no contribuye al “dialogo positivo”.

Esta afirmación, que en realidad es una “no afirmación”. Parece estar bien determinada, fija, establecida, por consenso, en una zona ambigua donde nadie puede decir, porque esta casi prohibido, quien tiene la verdad o no la tiene.

Sin embargo, en los hechos, no en la “teoría romántica”, esto parece contener “cierta” contradicción, ya que, “puertas adentro” esta “afirmación” de la “no afirmación” no la aceptamos ninguno, aunque la proclamamos.

Aunque en general y en “teoría” comprendemos que nuestras propias afirmaciones pueden contener cierto grado de “inexactitud”, y por eso nos mostramos “abiertos” a la “forma de pensar” de “todos”, sin embargo en la “practica”, basamos nuestra “forma de vida” en nuestras propias “afirmaciones”, “fijas”, y no nos “movemos” de ellas con tanta “facilidad” como cuando hablamos. Es mas, casi ni nos movemos, porque parece que sufriéramos de apatía generalizada.

Desde el vamos, ya estamos mintiendo “sin mentir” cometiendo el error de “afirmar” (en la teoría) que no debemos “afirmar” nada, mientras que en la practica afirmamos “todo” lo que creemos.

Otra característica “propia” de “todos” es que nos gusta que aquello que “afirmamos” sea compartido y aceptado por “todos”, (por mas que digamos que no nos importa). Y lo que “creemos”, queremos que sea aceptado y creído por “todos”, porque no nos gusta ser “bichos raros” y nos gusta que los demás acepten nuestras “afirmaciones” como las “verdaderas”.

Prueba de esto es que, los mas “abiertos” y “pluralistas”, se la pasan “afirmando” que no hay que “afirmar” nada, porque ”todo” es “relativo” y contradictoriamente tratan de convencer a “todos” de esta “verdad” que “creen y afirman”.

Los hombres del pasado eran bárbaros por su violenta “sinceridad”, hoy somos “bárbaros” por nuestra violenta “aparente” sinceridad.