Archivo por meses: agosto 2009

NEGATIVISMO

Según entiendo y observo:

Hay un detalle significativo e inevitable, que cuando miramos, hacemos un juicio de valor instantáneo, orientado por la impresión sensible que recibimos. Muchas veces, estas impresiones son casi los únicos datos con que nos quedamos, quizás porque no tenemos otra posibilidad, por circunstancias ajenas a nuestra voluntad o porque no nos interesa.
En el caso referente al tema de éste post, solemos juzgar como optimistas o pesimistas a las personas. Llevados muchas veces por esta primera impresión o por el hecho de que, si tenemos una visión negativa del mundo esto lleva implícitamente como fuente, una personalidad pesimista y un interior amargo y poco feliz.

Por lo que a mí respecta, creo que al optimismo no se llega negando parte de la realidad, sea esta pequeña o grande, sino dándole la importancia y ubicación que le corresponde a cada cosa. Y a esto no se llega sin un análisis pausado de toda la realidad, no solo de una parte positiva, que suele ser veces la que mas nos gusta mirar.

Lo mejor forma de juzgar para mí, es ver los extremos y tratar de ver con equilibrio. Un extremo seria imaginar como seria la persona o sociedad ideal (en aquello que estamos juzgando) y después como seria la personalidad o “personalidad” social caótica, que estaría en el otro extremo, para después considerar el hombre y a la sociedad “posible”. Puesto que lo ideal es utópico, y es imposible llegar a lo perfecto en una realidad humana imperfecta.

La persona negativa extrema para mí, es aquella que reniega de la realidad y no acepta que la realidad no se ajuste a la idea que tiene de ella. Cuando idealizamos la realidad y pretendemos que esta se ajuste a la “idea perfecta” es lógico caer en la desilusión ante la “lógica” imperfección, porque nuestros sueños jamás se pueden cumplir a la perfección. La persona negativa ve la realidad con amargura y frustración. Tiene una actitud vencida, un estado de amargura porque siente que la realidad ya le ganó la partida y no le encuentra sentido a luchar por mejorarla. Tiene siempre una visión parcial, y si no niega lo positivo cuando es evidente, siempre lo enturbia al ver que algo le falta. El ser negativo extremo, se siente victima, porque es incapaz de ver lo que la vida y los demás hacen por el, y no se siente deudor de nadie, sino mas bien solo con derechos de recibir.

Lo que nos puede ocurrirnos a todos, que por miedo a ser juzgados como negativos, terminamos defendiendo exageradamente la actitud positiva, evitamos hablar de las cosas que están mal, o suavizándola para que no pasar como aguafiestas. Y subiéndonos al podio del positivo, juzgamos de pesimistas a todo aquel que alza la voz para criticar.

Me da la impresión, que tenemos los “optimistas” cierto miedo a pasar por infelices, porque asociamos las manifestaciones criticas como procedentes de un interior amargo, y ser sembradores de amargura.
Quizás, simplificamos tanto las cosas, que consideramos que la alegría y la felicidad son actitudes supeditadas a los vaivenes de la vida y aquel que ve el mal es porque esta mal y propaga necesariamente el mal.

La alegría y la felicidad no son actitudes, sino un estado del alma, que se puede manifestar externamente o no. . Y no son cosas transitorias, que dependen de cosas externas y accidentarles a uno, sino que son realidades profundas de nuestra mas intima realidad. Esto lo confirma el hecho tan común y evidente de personas que son alegres y felices cuando les falta casi todo y otros enormemente infelices cuando no carecen prácticamente de nada. Lo que llamamos muchas veces alegría y felicidad no son otra cosa que satisfacciones momentáneas como la que puede tener un perrito que salta y mueve la cola cuando ve llegar a su dueño.

EDUCACION

Según entiendo y observo:

Un sistema educativo correcto comporta una instrucción que contemple “información” (conocimiento de todo lo externo al propio individuo) y “formación” (conocimiento de todo lo interno al propio individuo).
Cuando abunda la información y se descuida la formación, el individuo padece el mal del desconocimiento propio, alma y arma fundamental para entender la realidad exterior.

Cuando abunda la ”información” y se enseña en forma desunida, partiendo de elementos aislados, o viendo el contexto en forma reducida, no hay forma que se pueda asimilar lo aprendido. Puesto que al perder el sentido de unidad se desdibuja y se pierde el sentido de las jerarquías de valores. Y lo esencial, lo importante, lo accidental y secundario, pasa a mezclarse por falta de referencia de unidad. Cuando esto ocurre tenemos la sensación de educar cuando en realidad estamos informando y tenemos la sensación de aprender sin estar asimilando.

El sistema educativo nuestro, (no solo nuestro) desarrollado a partir de la conquista del mundo de la corriente liberal, materialista y amante de los números, le dio a la educación una primacía “cuantitativa”, dejando supeditada a esta, las calidades. No es que no importen, es que se consideran accidentales. Esto tiene su fundamento en su pensamiento filosófico, puesto que según esta filosofía, lo mas importante no son las ideas sino las obras, y mas importante el “cumplimiento” de la ley, que el “porque” se deben cumplir. La ley suplanta la moral.
En éste contexto “cualitativo” se entiende porque lo importante es “cumplir con el programa”, sin importar tanto si se ha asimilado correctamente lo aprendido. Esta es una sutil forma de mantener en la ignorancia aparentando y haciendo creer en la excelencia académica.

Antiguamente, las conquistas se lograban a fuerza de espadas o cañones, se ganaban en el campo de batalla. Hoy, se ganan en el campo de las ideas, debilitando y anulando las conciencias hasta tal punto que no ofrezcan resistencia, (el antiguo método no pasó a la historia, simplemente se deja para casos extremos, principalmente por miedo a una tercera guerra mundial)
Pero siempre las conquistas están presentes, y siempre con el mismo objetivo: por las tierras y los recursos naturales de esas tierras, sometiendo a sus habitantes para que la trabajen, en beneficio de ellos,” los conquistadores”.
Hoy, a diferencia de la antigüedad, la democracias liberales nos permite tener la “libertad” de prepáranos para rechazar cualquier conquista, pero también tenemos el gran inconveniente de usar la liberad solo para entretenernos con cosas accidentales. Y así, nos colocamos solitos a mano de cualquier conquista, sea territorial, moral o física.

Lo mas lamentable seria que nuestro debilitamiento llegue a tal punto de no importarnos ser sometidos con tal de tener para comer bien, vestir y llevar una existencia relativamente tranquila.

DEPREDADOR

Según entiendo y observo:

La depredación es la relación entre dos seres vivos en donde uno de ellos se come al otro. Es una relación de subsidencia natural e irracional -tratándose del reino animal- donde uno asume naturalmente el rol de depredador y el otro de presa. Así, los animales superiores y mas fuertes, se comen a los inferiores y mas débiles, produciéndose la selección natural y la evolución de la especie.

Un tipo de depredador que no tiene nada que ver con la necesidad de alimentarse es la que realiza el hombre. Este mata, destruye, simplemente por placer y ambición de poder.
Estos depredadores tienen el criterio, -aunque nunca lo dicen tan abiertamente porque suelen justificar su bestialidad- que la relación “hombre depredador-hombre presa”, es necesaria e inevitable para mantener el equilibrio ecológico, ya que, si en el reino animal éste proceso de selección se hace naturalmente, porque son “irracionales”, porque no aprovechar el poder de la razón para ayudar a que esta selección, sea aplicada también a la naturaleza del “reino de los humanos”, provocándola.

Muchas veces se habla de que los problemas del mundo se resuelven con educación. Y casi instantáneamente, pensamos en las clase pobres, y los mas pobres, los marginales. Como si el mundo estría mal por ellos.
No es ninguna novedad porque todos lo sabemos, que el mundo esta mal porque la pobreza humana, no solo la material, esta “generada” por las ambiciones desmedidas de los que se van sucediendo en el poder desde que el mundo es mundo. Salvo honrosas excepciones.

El mundo no puede mejorar si no cambiamos la óptica, y apuntamos a educar a los que tiene el poder económico y social. Supongo que estas pensando, que es utópico. Si, es cierto. Pero te aclaro que no estoy diciendo que es posible, solo estoy mostrando una forma de mirar, para no distraernos escandalizándonos con los descarríos de los de “abajo”,-la juventud del subdesarrollo que se droga o la del primer mundo que también se suicidan con un tiro en la cabeza, o los alumnos insolentes, los pobres que no quieren trabajar, los hijos que desafían y se revelan a sus padres, los obreros que especulan con las dadivas del poder, los empleados que se venden por un escalafón mas- y dejar de tomar tan natural las corrupciones del poder como si se tratara todo de películas de ficción.

El mundo va a cambiar cuando cada uno dejemos de ampararnos en el anonimato, y empecemos a pensar por nosotros mismos, dejando de lado al individuos masa que llevamos dentro, jamás lograremos nada colectivamente si nos dejamos llevar por lo colectivo, por el ambiente y los argumentos de floja y sofistica filosofía. De esta manera, quizás algún día, por la fuerza de mayorías pensantes, y la fuerza de la razón podamos contrarrestar la estructura del mal, animándoles a los pobres desgraciados, a que asuman la verdadera riqueza humana y se decidan a dar el paso que la humanidad necesita, con un humanismo real y no simplemente enunciado.

Reaccionar con y por odio, ante una realidad dura, -no solo materialmente- durísima, para tanta gente, no esta nada bien. Los odios y la violencia nunca dieron buenos resultados.
Pero el silencio cómplice, ese silencio para los que, toda critica o denuncia de las cosas que están mal, les suena a pesimismo, no es menos lamentable. Creo que lo mejor y mas sano es dolerse, y reaccionar.
Si no nos toca padecerlo personalmente, no digamos que la cosa no esta tan mal a fuerza de no querer mirar, o poniendo como escusa que antes el mundo era mas violento. No se trata solo de violencia, sino de infelicidad. No es mala palabra compartir el dolor de los que sufren las mayores injusticia, no es mala palabra ver lo negativo, solo es malo dejarse llevar por el hasta el punto de paralizarnos.

Y es muy necesario promover aquellas ideas que pueden hacer cambiar el rumbo de las cosas.

MIRAR

Según entiendo y observo:

En el fin de la mirada. se encuentra -si pudiéramos seguir su recorrido- el objeto de interés. De alguna manera siempre es el “objeto” quien nos llama a mirarle.
Cuando la vista hace su recorrido obligado, puesto que necesariamente tenemos que ver por donde vamos, solo se detiene ante aquello que nos llama la atención. La mirada, solo calibra los detalles cuando nos interesa y si hacemos un recorrido atento para captar todo el objeto, solo podemos observar con definición de a una cosa por vez. No hay mas que dos opciones: si no estamos atentos, estamos dispersos.

La mente funciona de similar manera, vagamos dispersamente hasta que algo llama nuestra atención, pero no nos llamaría nuestra atención si no estamos inclinados (predispuestos) al objeto que de alguna manera nos cautiva.

Pensar, es la mirada del espíritu, aunque las operaciones mentales las haga el cerebro. Uno no piensa en lo que no le interesa, y el cerebro no actúa sin intimas directivas.
Cuando las circunstancias externas nos obligan a pensar en lo que no estamos dispuestos, por ejemplo, clases de matemática a quien no le gusta la matemática y no esta dispuesto a aprender, la mirada mental se va con mucha facilidad “involuntariamente” hacia el motivo de interés. Por eso, saber que cosas llaman nuestra atención en forma mas recurrente, en que pensamos habitualmente, y cuanto tiempo dedicamos a pensar,
es sumamente necesario para saber como somos. Porque así construimos nuestra vida, y en relación a lo que pensamos, y según lo que pensamos, es la calidad de lo que construimos.

VIDA

Según entiendo y observo:

Hay una diferencia grande para mí, entre decir que vivimos en “la tierra” o en “el mundo”. Los ecologistas de “la nueva era” gustan de inculcar para las futuras generaciones el concepto de “La tierra” para que se tenga una mayor conciencia del cuidado sobre los recursos naturales que nos corresponderán en el futuro, y no perderlos hoy.
Ven a la tierra como “nuestra casa”, y en ella ven a todos los vegetales y todos los animales que deben se cuidados por el hombre, porque están indefensos ante nuestras barbaridades.

Estoy de acuerdo, pero me sorprende -sin sorprender, porque se de que cabezas proviene la idea- que cuando hablan de cuidar “la tierra” difícilmente hacen mención al hombre como parte de ella. “Imagino” que, una causa es que consideran que “la casa” es algo distinto de quien la habita. Me pregunto: ¿los animales irracionales no la habitan? ¿son parte de la casa?
Y la otra causa -“imagino”- es que no consideran al hombre dentro de la especie indefensa, sino dentro de los considerados: depredadores. Y a estos, no hace falta cuidarlos, porque se cuidan solos.
Me pregunto también: ¿sabrán los ecologistas de la “nueva era”, que hay hombre indefensos en manos de hombres depredadores? ¿Y que necesitan ser cuidados también? No lo se, porque difícilmente los incluyen en las tandas publicitarias. Aunque sospecho que si, solo que cuesta mucho mas que gastar en congresos y propaganda.

El amor es el único valor absoluto para entender todas las cosas, en su ausencia todas las cosas se desnaturalizan. La verdad, el bien, el cuidado de la tierra, y de todos los que estamos en ella, o sea, el cuidado “del mundo” solo se entiende dentro de un contexto de amor absoluto.

La mirada subjetiva, no convierte subjetiva la realidad, ni vuelve subjetiva la verdad. Y sobre el juicio que hacemos sobre nuestras propias miradas subjetivas, mas vale que tengamos éste detalle para no equivocarnos.

Ejemplos:

Se queman una montaña de libros, ante ese espectáculo hay quienes pasan indiferentes y quienes lloran amargamente. Ante la violación de una niña de 12 años, hay quienes se gozan al contemplarlo y hay quienes les repugna el solo pensarlo. Ante el maltrato de una persona por parte de un grupo de patoteros, hay quines miran para otro lado y quienes dan la vida por defenderla, aunque la pierdan en el intento. Ante la mentira y la corrupción, hay quienes solo se quejan cuando les toca sufrirlo y quines se violentan interiormente y hacen algo, para no ser causa de lo mismo.

Un último ejemplo:

Se hipoteca un país o el mundo (no la tierra) sin posibilidades de recuperación, por miserables negocios personales o de grupos. Al contemplar el espectáculo, y no viven como si nada pasara son los que aman su tierra y a su gente o los que ignoran lo que pasa. El que conoce y no sufre y no reacciona es porque le falta amor, éste de un lado o del otro.

Las abismales diferencias subjetivas tiene un denominador común: la mirada enamorada o desamorada. Y el amor absoluto no excluye el amor parcial,-a si mismo, al propio grupo, al propio negocio, al propio futuro-, sino lo completa, orienta, equilibra y le da el mas absoluto sentido. Por el amor de Dios: ¿que nos pasa que no reaccionamos?

NECEDAD

Según entiendo y observo:

Te decía hace unos días, que el necio (extremo) es una personalidad muy compleja, porque esta convencido que todo lo que cree es verdad y todo lo que no coincide con el es falso,
que es una personalidad que hasta puede ser inimputable, porque puede carecer de responsabilidad total sobre su ignorancia, producto de su ceguera.
Te decía también que el necio (extremo) es un enfermo. Agrego ahora que es, porque su mecanismo de negación es comparable al alcohólico que niega su adicción. Pero que tanto como él, puede salir, con humildad y reconocimiento de su realidad.
Saber distinguir si una persona es necia o lo parece, es muy importante. Especialmente para saber comunicarnos con el, para no terminar enojados.

Pero como te decía anteriormente, que todos tenemos ciertos rasgos -quien mas quien menos-de cierta necedad, sin llegar a ser enfermos, seria bueno conocer esos rasgos que lo caracterizan
para detectar cuanto tenemos nosotros mismos de esto.

Pensamientos necios por sus propias percepciones:

Me lo dicen de envidiosos
Yo no me equivoqué
Por supuesto que tengo razón
Están equivocados
No tengo porque pedir perdón
No tengo de que arrepentirme
Estoy seguro que tengo razón

Lo que perciben los demás del necio:

Que siempre quiere tener razón y que los demás nunca la tienen.
Que nunca dice me equivoqué, cuando es evidente puede llegar a decir “posiblemente me haya equivocado”
Que reacciona desproporcionadamente haciendo una “montaña” de un “grano de arena”.
Que se siente agredido fácilmente
Que siempre tiene que decir la ultima palabra
Que se justifica siempre antes sus propios errores
Que nunca se retracta, ni pide perdón.
Que es cerrado, impermeable o de piedra.
Que no acepta objeciones
Que se molesta con facilidad ante los defectos ajenos
Que desprecia a los demás considerándolos insuficientes.
Que le hecha siempre la culpa a los demás de aquello que se le imputa.

Lo mas paradójico, es que el necio (extremo) en su ceguera, suele sufrir de contradicción, por una especie de desconexión entre su actitud cotidiana intolerante y lo que manifiesta verbalmente cuando esta alejado de ella. Como si estuviera en otro plano o ruta paralela. Incluso con total convencimiento -es parte de su ceguera- puede hablar como el paladín de la democracia, manifestándose defensor absoluto de la tolerancia y el dialogo. Defensor acérrimo de la liberad de opinión, del consenso y el acuerdo, Y sostener vivamente el criterio de que nadie puede decir “que esta mal o que esta bien”, porque todo es opinable.

Según entiendo y observo, esta “doble personalidad”, si bien tiene su raíz en la soberbia, y no se puede saber con certeza el grado de ceguera, su conducta no deja por esto de parecer hipócrita.

CRITICA

Según entiendo y observo:

Hay un detalle esencial a tener en cuenta para ver la calidad de nuestra mirada. Ver si ésta proviene, de un ojo “investigativo”, o de un ojo “critico”. Porque hay una diferencia enorme.

El ojo investigativo, es un ojo neutral -entiéndase por neutral no como “objetivo cien por cien”, cosa imposible, sino como libre de resentimientos-, sereno y pausado, y concentrado en lo que se ve y analiza (haciendo abstracción de cosas periféricas accidentales y anecdóticas). Este ojo lleva a la critica si hay algo criticable, pero antes de dar el veredicto, lo mantiene en suspenso en busca de mayores datos para hacer un juicio justo. Su característica es su falta de apuro por dar una opinión.

El ojo critico en cambio, es un ojo inquieto y fugaz, un ojo mal predispuesto ante aquello que investiga, conlleva ya del vamos una actitud critica, ya se adentra con el deseo de encontrar lo que se busca y encuentra siempre lo que quiere encontrar. Su característica es el apresuramiento por dar el veredicto, por eso no puede esperar a dejarlo en suspenso para reunir material que lo haga juzgar con mayor certeza, porque no es lo que busca.

Juicio

A mí me sirve un ejercicio para que mí mirada sea un poco mejor cada día. Estoy convencido que me voy a morir antes de lograrlo totalmente.
Hay veces que veo cosas tan limitadas y miserables en mí, que si se tratara de otra persona la despreciaría profundamente, pero como se trata de mí y no de otra persona me miro con mucho cariño y me sonrío.
A partir de esta realidad trato de mirar a los demás, y a lo que hacen, como me miro a mí, y siento que no solo mí mirada mejora cada día, sino yo mismo detrás de ella.
Pero admito que tengo una gran dificultad, que a veces no puedo mirar a todos como a mí mismo, porque hay algunos que a juzgar por sus conductas parecen malos, inclusos muy malos. Y yo, con todos mis errores y miserias juntas, jamás me han llegado a calificar de esa manera. Si de otras!! Como por ejemplo, de algunas de las características del necio.

ABURGUESAMIENTO

Según entiendo y observo:

Cuando Europa atravesaba victoriosa el medioevo, siendo la gran protagonista del mundo, no existía clase media. La sociedad estaba compuesta por una clase alta, la aristocracia y por la gente de condición cultural y social baja, compuesta esencialmente por campesinos. Con el Renacimiento italiano comenzó el crecimiento de una nueva clase social que prometía ser la clase intermedia. Nació junto y a la sombra de las grandes ciudades y el comercio, especialmente anclado en el puerto de Venecia.
Estos hombres de ciudad (burgueses) con el correr de unos pocos siglos adquirieron un poder que desestabilizó a la clase hasta el momento dominante. Revolucionó el mundo, pero fundamentalmente el mundo de las ideas.

Se presentaron en sociedad en defensa del pueblo por el sometimiento que sufrían de parte de sus enemigos, los aristócratas. Trajeron estos burgueses, grandes esperanzas de libertad individual, de fraternidad entre los hombres e igualdad ante la ley. Pero un detalle pasó quizás inadvertido para aquellos contemporáneos. En sus mentes “iluminadas”, cuando hablaban de “pueblo” no incluían a las clases bajas, sino pensaban en ellos mismos, y cuando hababan de libertad individual pensaban en la libertad individual de ellos, y la libertad de libre comercio. De esta manera, en defensa de aquella libertad que todos interpretaron y compraron, y esta libertad que tenían en mente, triunfaron ampliamente y la clase aristocrática fue desapareciendo. Algunos porque cedieron sus cabezas a la guillotina, y el resto porque empezaron a formar parte de la alta Burguesía, (claro que las ideas no se cambian tan rápido como las vestimentas y aquellos nuevos burgueses, seguían siendo en la intimidad aristócratas, aunque venidos a menos). Y su adhesión no fue plena. Porque conservaban los valores en lo que creían y mantenían la esperanza de la restauración. Eran burgueses, pero no liberales. Los auténticos liberal, jamás se lo perdonaron, los odiaron y combatieron. No tanto por aristócratas -a quienes de alguna manera envidiaban- sino porque cuando podian les criticaban sus ideas liberales. Y bajo todos los medios a su alcance buscaron de que el pueblo, los despreciara por ser los representantes exclusivos de las corrupciones del pasado. Estos conservadores eran para ellos los últimos dinosaurios del mundo que marcarían el fin de la corrupción en la humanidad por la explotación del hombre por el hombre.
¿Que paso desde allí? que la corrupción sigue en el mundo en manos de la burguesía liberal parece ser todo un misterio.

Quiero aclarar a aquellos que creen, como yo, que los males actuales vienen de los liberales inhumanos capitalistas, que yo no creo que sean los únicos. El marxismo, que triunfó con la idea contraria para logra el fin de la explotación y opresión del hombre por el hombre, han demostrado ser en el poder tan inhumanos como los que combatieron.
Las injusticias que trajo al mundo el marxismo, en todas sus variantes practicas, es comparable a la de sus adversarios políticos. Incluso, en cuanto a su crueldad, mayor que las operadas por el propio Nazismo, la única diferencia con éste, es que a Hitler le pusieron parlantes y su crueldad fue mucha y en poco tiempo, en cambio la crueldad marxista es silenciosa y solapada, y su crueldad deslucida en el tiempo. Y por su táctica ideológica la sociedad la digerió de manera diferente.

Significado

El termino burgués, si bien hacia referencia al hombre de ciudad, en realidad tenia otro significado, era hombre que vivía en el lujo y el confort. En comparación con la ruda vida del campesino pobre, y el pobre obrero de ciudad.
Lo único que queda demostrado gracias a la memoria, que en la humanidad, la corrupción y la explotaron del hombre por el hombre, depende en definitiva de la insensibilidad del hombre hacia el hombre, y tiene mucho mas que ver con la vida egoísta y cómoda que uno gusta llevar que con el lugar físico y circunstancial donde uno ha nacido y se ha criado.
La historia demuestra que tanto desde la aristocracia, como desde la burguesía o desde el mismo pueblo pobre, rudo o trabajador, han surgido figuraras de alta calidad humana y viceversa, y que no depende de las cosas que se usan sino del uso que hacemos de las cosas.

HOMBRE

Según entiendo y observo:

“Una de las cosas mas desconocidas para el hombre, es el propio hombre” dijo alguna vez un pensador.
Lo mas esencial y lo mas importante es conocerlo. Camino obligado para conocernos a nosotros mismos.
En nuestro interior esta escondido nuestro verdadero yo, un yo que suspira por lo grande y gusta de lo chico. Porque en el está, lo mejor y lo peor de nosotros mismos.

En el juego de la vida, nuestro inconciente “cómodo” hace que nuestro “conciente” no se interese por lo que no queremos cambiar, percibe con una velocidad asombrosa cuando algo no le conviene aceptar, y la aceptación de lo correcto pasa a un segundo, tercero o décimo lugar para darle prioridad a lo que mas nos gusta.
La razón, cuando esta gobernada por un “conciente activo” y fuerte, ejercitado en la voluntad, puede sobreponerse a la tentación de lo mas fácil que le sugiere su yo cómodo, y romper con la dualidad fácil y falso o difícil y cierto, en pos de la unidad. Una unidad ejercida de arriba a abajo, desde la autoridad de si mismo hacia las potencias que deben estar subordinadas. Ya que, es preferible ser súbdito subordinado a la autoridad, que autoridad subordinada al súbdito. Porque es la cosa mas desgraciada para uno, aunque el inconciente se las arregla muy bien para convencernos de lo contrario. Lastima que el beneficio maravilloso de ser dueños de nosotros mismos solo se comprueba con trabajo y tiempo. Y es nuestro mayor problema.
Pero, lo mas alentador es que no estamos solos en esta tarea, pero necesitamos fe para descubrirlo.

BELLEZA

Obviamente, es difícil establecer o reconocer en la practica, que aquello que agrada a nuestros ojos pueda depender de unos canones o principios estéticos permanentes, “científicos”. Porque lo primero que nos vine a la cabeza, es que dependen solo de los gustos de cada uno o de las circunstancias y postulados culturales de cada época.
Pero, como siempre nos ocurre, la dificultad real esta, para mí, en la parcialidad con que vemos las cosas, viéndolas de manera extrema, negamos parte de la realidad. La mirada subjetiva es real y los valores estéticos de cada época también afectan y no es posible ignorarla.

Todas las cosas que componen la existencia material (y la no material), guardan entre si un principio de proporcionalidad permanentes e inamovibles. Esto no quiere decir que sean completos y que no se puedan agregar nuevos principios que la investigación humana pueda conseguir. Lo que no se puede, es contradecir lo que ya se ha descubierto, porque los principios no dependen de la voluntad de los hombres, sino que están en el orden cósmico.
El hombre solo puede, después de descubrirlos, aplicarlos de distinta manera según las épocas y circunstancias, pero no cambiarlos.

Las relaciones de las cosas y la unidad entre todas, hace que, cuando están equilibradas, resulten armónicas, y por ende atractivas. Pero, como no todo es ciencia y el hombre esta envuelto en un gran misterio, el mundo de las sensaciones muchas veces contradice aparentemente lo científico. Porque el hombre, esta envuelto en lo emocional y sensible que tiene una fuerza mucho mas fuerte que lo puramente racional.
Todas las cosas de la existencia tienen una unidad y un orden asombro, que solo lo aprecia quien quiere y puede. El mayor error de la cultura que hemos heredado es la de vivir en la desconexión. El principio liberal de la libertad absoluta rompió con el principio de unidad y vinculo. No es casual que el prototipo de hombre de las ciudades mas civilizadas de Estados Unidos y Europa de hoy es el individuo solo, aislado, sin familia y sin nada externo que lo contenga y le brinde seguridad. Aún proveyéndose de todas las seguridades artificiales que el dinero puede comprar. Una vida vacía que fabrica principios y fines que se agotan en si mismos.
Los canones o principios permanentes, aunque se le niegue su valor, existen. Y son esenciales para el desenvolvimiento equilibrado.

Bien

Lo mismo que ocurre con la apreciación de la belleza ocurre con el bien. Podríamos preguntarnos: ¿puede ser que la belleza éste sujeta a canones o principios estéticos permanentes y el bien que es mucho mas profundo esté librado al juego de lo circunstancial? Con el riesgo mas que probable de caer en las conveniencias particulares?
La estética y la ética están íntimamente unidas y relacionadas. Sin embargo no sostengo con esto que la persona bella estéticamente, es buena. O la persona buena, lo es en lo estético. Digo, que la persona buena es bella en el sentido de que, es buena porque sabe armonizar y equilibrar sus fuerzas. Porque cultiva y selecciona lo mas valiosos de aquellas cosas que va conociendo a lo largo de su vida, y descartando a su vez las malas, lo que le hace mal y procurando no hacer aquello que le podría hace mal a los demás. Considerando el equilibrio, no solo como unidad y proporción de las fuerzas que tiene en si mismo, sino con el medio. Con todos los que se relaciona, ya que entiende que no hay equilibrio egoísta.

He aquí donde se une lo bello con lo bueno, lo ético con lo estético, ya que esta persona aún en el caso de fealdad física puede llegar a agradar al mirarlo, contradiciendo “en apariencia” los canones o principios estéticos.
La contrapartida de esto es que, siendo lo bello y lo bueno agradable a los ojos, puede sin embargo provocar rechazo, en quines por su “fealdad” y su mala disposición para un cambio positivo, ven acentuada su fealdad en el agrado que los otros despiertan.