Archivo por meses: diciembre 2009

ALIENACION

Consultorio del doctor Garcia.
Después de leer detenidamente el resultado de los análisis dijo el médico a su paciente:
Mire usted amigo, su estado de salud no es nada alentador (en realidad era sumamente grave) y las perspectivas… no son muy buenas, tiene usted… pocas posibilidades de vida (en realidad no le quedaba ninguna).
-Que significa esto doctor.
Responde:  queee…solo le quedan….dos meses de vida.
Casi al instane y con cierta exsaltación exclamó el desafortunado paciente:  Usted esta loco!  o es idiota?
-Porque me dice eso?  Contestó el médico, frunciendo levemente el ceño.
-Porque no es lógico!… mire, salvo esas molestia esporádicas (violentos retortijones de estomago) me siento perfectamente. Estoy bárbaro! ¿como me dice que mí estado es grave?.  Como me viene a decir semejante estupidez…ahí nomás le interrumpió el médico (con una paciencia casi heroica):
-Disculpe querido amigo, pero me baso simplemente en el resultado de los análisis.
- Porque he de creer en esos resultados, quizás los hicieron mal, (cada vez más exaltado) si en éste país de mierda hacen todo mal.
- Recuerde, que le hice repetir los análisis, precisamente porque quería estar seguro.
-Seguro, seguro… claro seguro, se quedó mascullando en un murmullo casi subterráneo.
Comprendia perfectamente el médico que a veces negarse a ver la realidad no es algo de gente excepcional,  comprendía que no es facil perder de golpe toda una vida o aquello que le da sustento como en este caso, la salud. Es tan común, que a veces parece algo normal tomar represalias contra el mensajero de las malas noticias, o de aquellos que dan testimonio de la verdad.
Después de los breves segundo que le llevó al médico tomar nota mental de la situación, quiso, -aunque no pudo- convencerlo de la realidad.
Amigo… señor… me escucha… amigo…me escucha… la mirada perdida del paciente decia algo. (se preguntó el médico: “¿cuando vuelva en si, aterrizará acertadamente o se despistará?  ¨veremos… si me pregunta: doctor:  hay alguna esperanza, es porque cayó de la palmera, si sale con otro cosa, señal que desvarrancó.”  Solo unos segundo más, necesitó para que se develara el misterio.
El abstraido pacinete volvió en si y miró fijamente al médico y (su rostro comenzó levemente a modificarse, cuando, como en subibaja,  su ojo derecho comenzó levemente a cerrarse mientras la ceja izquierda se levantaba) reveló su sospacha diciendo:  ¿Quien me asegura a mí…. que usted es médico?
-Por favor señor, no sea absurdo! irritado contestó el médico.
- Porque no? Quizás es uno de esos sinvergüenzas que compran o falsifican el título. (el médico pasó en este punto de la irritación al desasociego sin escala), el enloquecido paciente no paró, con una mirada de profundo desprecio hacia el desconcertado médico arremetió: ¿Que se yo?. No hay forma de saberlo!

Sabia muy bien el médico de la infantilidad de esas palabras, pero que le podia decir, solo podia esperar o echarlo a patadas del consutorio, pero como era gente educada supo esperar sin decir palabra, solo pensaba en positivo “como que no puede comprobar éste buen señor si quisiera, la verdad sobre mí vida, si el peor mal pensado podría descubrir la verdad solo con ver mí trayectoria, tantos datos, tantos testimonios….”
…Por quedarse pensando en esto, se perdió algo del espectáculo que tenía delante y solo alcanzó a escuchar el remate final.
-Es más …le voy a decir algo, sabe que? ya no tengo dudas, es usted un impostor!!! No voy a perder mas tiempo, no me va a convencer.  Acto seguido, se levantó, pegó un portazo y se marchó.

Es absurda esta historia, lo se. Pero, ¿crees que hay mucha diferencia con tantas cosas que se niegan sin tener la más mínima buena voluntad, ni el menor deseo de salir del error. Todo por no querer reconocer la verdad y aceptarla?

IDENTIDAD

Uno de los momentos de felicidad más intenso que se puede experimentar es aquel en el cual se toma consciencia de la propia identidad. Una vida plenamente feliz imagino que es aquella que lograría no olvidarlo nunca.

BLABLABLA

Cita / ficción

“Blablaba bla bla, bla bla blabablabla bla blabla blaba blablabla blabla, blabablabla bla, blabla blablablabablablabla blabla, blabablabla blablabla bla blabla blaba blablabla blabla,

Pepe Chantelli

Filosofo, Abogado, Político y Crítico de arte contemporáneo

VERDAD FUNADAMENTAL

Son dos cosas distintas decir la verdad y estar en la verdad. La primera, está relacionada con la realidad práctica y la otra con las realidades teóricas existenciales. Pero desde muchos puntos de vista están íntimamente unidas. Es obvio que la persona que se acostumbra a mentir, no tiene ningún aprecio por la verdad, esta desvalorización lo lleva a no ser cuidadoso no solo con los dichos, sino también en las actitudes, perdiendo así la consciencia de su insinceridad, siendo de alguna manera mentiroso aunque no mienta expicitamente. Envuelto en este ambiente interior, la persona engañada por si mismo, solo ve lo que quiere ver.

La imposibilidad de aceptar la verdad fundamental de la existencia está ahí, y por más que analice con mil lucubraciones teóricas sobre el sentido y finalidad de la existencia, no le dará la razón a la verdad mientras no se de cuenta que se esta mintiendo, y lo reconozca.

INMADUREZ

Según entiendo y observo:

El descrédito del matrimonio tiene que ver con la mentalidad de no jugarse por nada, es decir, de ser cobarde. Soy consciente que es muy duro utilizar la palabra cobardía, pero eso es lo que es, abstenerse por miedo al fracaso, producto de inseguridades y falta de preparación.

El matrimonio es un camino de a dos hacia la madurez del amor mutuo, con miras expansivas hacia los hijos y a la sociedad que los verá crecer.
Solo en el “camino” matrimonial se puede consolidar una relación de amor erótico que envuelva en su totalidad a los dos amantes.
Pero es la riqueza de la vida en común, lo que dignifica y consolida la unión de los cuerpos. Al revés nunca se llega.
La superación constante de las dificultades, pequeñas y grandes, los arduos senderos por los que se transita muchas veces, las inevitables flaquezas, limitaciones, cansancios normales de uno y de otro, el saber esperar, demorar el paso para dar tiempo a la recuperación, aprender a contener en los momentos difíciles, avanzar juntos con la ilusión de llegar al final del camino mirándose a los ojos con amor y sin vergüenza, es lo que hace felices a los amantes.

Que ceguera la de aquellos que prefieren una felicidad no comprometida! En lugar de hacer incondicional el amor, hacen incondicional su egoísmo, por su libertad personal y sexual.

Solo dentro del marco del amor incondicional se entiende la fidelidad a un compromiso, y solo se ama la fidelidad cuando se ama de verdad. La fidelidad da energía, renueva, crea constantemente las condiciones para la madurez afectiva. Y es imposible llegar a la madurez del amor, por mucho que se desee al principio, si es un amor a prueba. Un amor condicionado.

Por mucho que se pregone el anacronismo matrimonial, me parece que no se le hace otra cosa que rendir honor, ya que demuestran que le tienen gran respeto, porque por su mentalidad de no jugarse por nada, huyen cobardemente de lo que el matrimonio porque saben lo que significa aunque lo nieguen.

INTERROGANTE

Si la verdad se dice crudamente cae mal y es rechazada. Y quien dice estar en la verdad es automáticamente tachado de soberbio o fundamentalista.
Quien no se deja llevar por banalidades y esta sostenido, no por opiniones, sino por fundamentos ciertos, tiene que desarrollar hoy una capacidad especial para hablar con mucho tacto para decir lo que piensa, porque el ambiente sufre de una sutil susceptibilidad.

Pero al suavizar los argumentos para intentar hacer la verdad atractiva y no ser tachado de hombre de pocos sentimientos, parece que tiene que ser casi necesariamente un poco ambiguo, para que no llegue la información tal cual es. Y de esta manera al no ser rechazarla de cuajo se le preste un poco de atención.

Y así, a fuerza de nivelar para abajo todos vamos descendiendo y bajando la calidad de los razonamientos, y con esto el de la exigencia, propia y ajena, haciendo la vida de todos mas suave y con menos sustancia. Después nos sorprenden las estadísticas: angustia, depresión, amarguras… y no logran asociarlo.

SUPERFICIALIDAD

Según entiendo y observo;

Una de las cosas mas frecuentes en cada uno es el de dejarnos llevar por las primeras impresiones. Y por frecuente, difícil de detectar. Al quedarnos con lo que nos dejó la mirada superficial no superamos el limite de las apariencias.

¿Nos preguntamos frecuentemente si no habrá algo mas detrás de esa vista rápida que haga cambiar nuestro punto de vista?
Si lo hacemos:
¿Llegamos a considerar todos los aspectos posibles a nuestro alcance? ¿o solo nos quedamos con aquellos que nos conforman, rechazando casi de cuajo los puntos de vista de los que sentimos cierta repulsión?
Que éste hablando de esto puede parecer a muchos un absurdo o una locura.

Es verdad que leemos y estudiamos cuando nos toca -por obligaciones adquiridas- pero por falta de interés real, y un sistema educativo ineficiente, donde hasta la excelencia académica pasa por exigencias estadísticas de “cantidad y general” no llegan a calar hondo en nuestro ser y muy poco queda de lo aprendido. Así, los conocimientos no vienen de lo arraigado en uno, de lo ampliamente meditado, sino de afuera e inmediato, por eso cambiamos según cambian las opiniones generales.

¿Que nos queda? Lo último que escuchamos que mas nos convence.

Se suma a esto la cultura inculta que trasmiten la televisión y el cine. Aunque son parte de la cultura no cultivan, solo brindan entretenimiento y conocimientos superficiales.

La televisión y el cine son los medios mas apropiados para la incultura. Por su ritmo vertiginoso y su modo de parloteo incesante no nos permiten casi darnos cuanta de lo que se nos esta vomitando, y aunque nos creamos invulnerables el inconsciente lo registra todo, y nos modifica.
Y si bien la televisión y las películas recogen lo que existe en forma parcial en la realidad tiene la “virtud” de condensarla y hacerla masiva, formando así opinión general.

Solo un ejemplo: el hombre de hoy es muy distinto al hombre de siglos pasados. Vemos a aquellos como bárbaros y nos vemos mejores, más humanos. Y en ciertos puntos de vista es verdad, pero aquellos hombres vistos desde su perspectiva, no de la nuestra del siglo XXI, tenían grandes valores, de nobleza de respeto y defensa de la verdad que hoy no esta.
Los hombres no cambiamos en esencia, y siempre nos hacemos al medio. Aquellos hombres y mujeres del pasado vivían una vida dura, y duro era el carácter de aquellos, porque sus corazones se hacían también a la dureza del medio. Nosotros, de igual manera vivimos en un medio blando, confortable.
Y todo tiene sus ventajas y desventajas. porque esta comodidad del medio nos ha hecho como el, cómodos. Con poca capacidad de sacrificio, susceptibles y superficiales.

Pero, no vayamos a sacar de esto un análisis superficial echándolo la culpa al medio, ya que puede influirnos negativamente pero no es determinante.

DIGNIDAD

Según entiendo y observo;

Una de las lamentables reducciones de la Cultura inculta es la de reducir el concepto de dignidad del hombre a su nivel social. Olvidando todos aquellos valores que si tienen que ver con el: la verdad, el bien, la apertura desinteresada hacia los demás, la generosidad o el altruismo. Quizás te pueda parecer exagerado mí pensamiento pero no encuentro acciones, ni siquiera de los que se llaman amigos donde se tenga un interés real por el otro. Hoy todo el mundo es amigo de todo el mundo y se trata  más de apariencias que de amistad. No es el caso de aquelos contadísimos amigos íntimos, comparable a los hermanos de sangre, donde con mas frecuencia se siente la unidad.
En éste contexto, la dignidad del hombre no se sabe bien que es, y comúnmente se confunde con el sentimiento de orgullo y la manifestación externa de reclamar respeto.

Una dignidad reducida a la materialidad del hombre, su cuerpo y bienestar.
De esta manera no es digno aquel que come de la basura y es digno el que lo hace sobre una mesa. No es digno el pobre, y no lo es porque “no a sabido salir de su pobreza”. Es digno el cuerpo de una mujer hermosa, -no el de una fea o gorda- y es digno que lo use para mí satisfacción. No es digno un violador, si es digno matar al ser que engendró en esas circunstancias. Es digno expresar el enamoramiento, de cualquier forma y circunstancia, pero no es digno ser prudente y esperar para no cometer un accidente y que no nazca en un contexto inadecuado. En fin, la lista podria ser larga.

He dejado muchas veces entrever que creo firmemente en la dimensión divina de las realidades humanas, creo que sin ella el hombre cae indefectiblemente prisionero de si mismo, La apertura hacia Dios es la única actitud posible para que el hombre no se busque a si mismo en todo lo que hace, y se ame a si mismo en todo lo que desea. Es imposible entender que significa “dignidad humana” sin relacionar al hombre con Dios. Sin Dios la dignidad humana queda limitada a su materialidad y su actuación. Entonces su “dignidad” es variable, depende de las circunstancias y de la mirada subjetiva de cada uno. Algo parecido a esto: Si para mí es digno lo respeto, sino lo desprecio. El hombre así es apenas un cuerpo que funciona de acuerdo a una química determinada, sin mas valor que aquello que gana o consigue en su vida. Algo que nació y va a morir, sin otra dimensión que lo ennoblezca.

MANIPULAR

Según entiendo y observo:

La cultura liberal en la que vivimos nos ha enseñado -diría adoctrinado- que no hay que imponer nada a nadie. No es posible una sociedad que fusione bien, dejando todo librado al consenso y a la buena voluntad de cada uno, como si fuéramos angelitos en el paraíso.

Quien pretende “liquidar” buenas conductas -porque su negocio depende de que se hagan general las malas- tiene necesariamente que “licuar” primero las ideas de aquellos que pretende usar para su provecho. Por eso se empeñan tanto, los activistas y movimientos ideológicos sectarios, para imponer sus ideas al resto de los individuos. (con financiamientos que no se pueden comprobar pero si saber, ya que basta ver quienes están detrás)
Obviamente los mas vulnerables son siempre aquellas personas con criterios no demasiado arraigados y poco firmes, aquellos que se comportan mas o menos bien sin saber bien porque.

Haciendo una gran síntesis histórica te diría que Troya inspiró a Maquiavelo, y Maquiavelo inspiró a los liberales.
Las conquistas de la antigüedad se hacían todas a través de la imposición por las armas, pero las guerras aunque son hechas por militares son pergeñadas por políticos, y son “políticas” las estrategias.

El caballo de Troya me parece una estrategia fabulosa, la “fabula de la amistad”. Tan fabulosa como inmoral, buscar imponerse a traición, con la táctica de esconderse para atacar por sorpresa, cobardemente, esconderse en las sombras de la mentira. Simular para traicionar, y usar la buena fe de los hombres para aprovecharse de ellos.
Esta idea la recogió Maquiavelo, dándole un carácter “filosófico”, para justificar las inmoralidades. Su idea era que había que despegar, desvincular los actos “políticos” de lo ético y moral. Si el gobernare quiere tener y mantener el poder puede recurrir sin cuestionamientos morales a la mentira troyana.

Estas ideas maquiavélicas las puso en práctica el liberalismo del poder, (no están exentos los filósofos marxistas, y los movimientos trotskistas, maestros en “imponer “su voluntad de cualquier forma).
Los liberales de entonces, se presentaron como los amigos de la humanidad, como grandes “iluminados” tenían o tendrían en el futuro “la respuesta” científica para todo.
Y los hombres, -incluso entre los mismos liberales- creyeron de buena fe en estas ideas y en esa amistad y se fueron a dormir tranquilos.
Mientras dormían, dentro de ese atractivo regalo comenzaron a salir las ideas que desvirtuaron el mundo “moderno”,

Con su enemistad a la tradición y su amor por lo nuevo o novedoso, aquello que la humanidad había conseguido con tanto esfuerzo y dolor, se perdió.
Con la idea maquiavélica de desvincular los actos políticos de la ética y la moral, pudieron dividir y reinar, imponiendo su nueva moral: “vale lo que creo, aunque lo que crea no valga”. De esta manera impusieron sus ideas sin imponerlas y rompieron con las ideas del pasado uniéndolas absolutamente a todos los errores cometidos. Me da la impresión que la historia del mundo comenzó en el 1800 de nuestra era.

IMPONER

Según entiendo y observo:

No esta bien imponer nada a nadie. Esto tiene que quedar bien claro. Pero no es un concepto “absoluto”. Y esto también tiene que quedar bien claro.

Lo malo de una imposición, comienza con el exceso en su uso, y no en si mismo. Porque, obviamente, hay cosas que se deben imponer, como las obligaciones necesarias incumplidas o las acciones objetivamente injusta. La imposición es mala cuando se ejerce una acción de castigo antes de que se cometa el delito. O cuando el castigo no guarda relación con el delito.
El castigo aplicado siempre al delito, respetando a la persona, aunque ésta sufra las consecuencias de lo que hizo.
Pero en esta cultura desvirtuada usar la palabra “castigo” esta penada.

Las palabras hacen a las conductas, y cada conducta es sostenida por las ideas de las se vale. Si las ideas nos valen, las conductas se devalúan.
Las ideas se pueden imponer con prepotencia dictatorial o sutilmente, aprovechándose de la ignorancia.

Por eso, quien quiere “imponer” sus ideas sutilmente necesita ir creando el clima propicio: que todos crean que nadie puede afirmar nada como verdad porque la “verdad” no se puede saber, porque todo es según como se mire. Ni defender las propias ideas porque es igual que considerar equivocadas a las contrarias. Porque atenta la pluralidad. Y quien incurre en semejante “delito” debe sea tratado automáticamente como un dogmático e intolerante fundamentalista. Que tolerancia rara nos han enseñado!

La defensa de la verdad es vista como imposición y un atentado a la liberad, por eso se la ve en estos tiempos de crisis cultural como mala palabra.
Para convertir una palabra en mala se necesita una labor de años y políticas educacionales que se trasladen a todos los ámbitos de la sociedad.
Cada termino que se pretende anular o eliminar, necesita de otro que lo pueda destruir. Hoy se usa exageradamente la palabra “tolerancia” para que haga ese papel de verdugo.