Archivo por meses: marzo 2010

IDEOLOGIAS

Muchos no llegan a percibir que todos hemos sido “educados” socialmente bajo la orientación de una ideología, no se cuantos son conscientes de haber asumido fielmente la forma de vida impuesto por el sistema, o que adoptaron las ideas de la corriente. Algunos si, han descubierto las verdades y mentiras que los historiadores han dejado volcado por su siempre imperfecta “rigurosidad” en la investigación, historiográfica que formó a los trasmisores de la cultura de hoy y orientó su pensamiento,

A muchos fervientes de esta cultura, auto proclamados propagandistas, les importa poco la rigurosidad científica, histórica y filosófica, porque son enemigos del “rigor”, y sostiene la ciencia del más o menos, siguiendo adelante por múltiples motivos con lo que ya demostró fracaso

El hombre masa, es masa porque no piensa por si mismo, por no tomarse el trabajo de pensar, de investigar y de volver a pensar sobre lo mismo en serio y en profundidad. Adopta ideas de otros, se conforma con lo que le ofrece el ambiente cultural en el que vive, que suele ser históricamente desde que el mundo es mundo monopólico, e influido por el, le parece bien lo que dice la mayoría, retroalimentándose de las mismas ideas, porque no se ha permitido salir de si mismo y sus apegos ideológicos para ver la realidad desde otro punto de vista.

El hombre masa, puede ser inclusive un gran estudioso pero no para saber por el saber, sino para mostrar que sabe, su motivación puede ser aprobar una asignatura, ganar dinero o sobresalir de la masa, de la que reniega, porque no sabe que forma parte, (porque tiene las mismas características), puede incluso ocupar altos cargos públicos, ser un prestigioso periodista, un destacado escritor o un famoso filósofo, o un gran artista. Pero en el fondo es un creído, o engreídos de que es mejor que la masa. Porque no depende de la inteligencia sino de la buena disposición
por la verdad. Y así vive, de la misma manera que piensa, más o menos como le parece, descansando sobre sus prejuicios.

Algunos, han podido desprenderse de los apegos ideológicos del ambiente y piensan por si mismos. Pero estos pocos, son victimas del desprecio de la masa, por pensar verdaderamente distinto.

Los que creen que el pensamiento solo se construye con una ideología, posiblemente no me entienden, y se preguntan ¿que barbaridad esta diciendo?

SINTOMAS

Según entiendo y observo:

Lo primero que se necesita para salvar una vida de una enfermedad que amenaza ser grave es alertar lo antes posible, (ante las primeras manifestaciones) para atacar el problema cuanto antes. Lo más grave en estos casos, es cuando el enfermo no reconoce el problema por no “ver” la proyección de los síntomas. Y lo que es peor aún, cuando juzga de exagerado a quien hace la evaluación.

Claro que, habría que conocer a quien habla, para fiarnos de el. Si es negativa la realidad o es negativa la persona. Si tiene fundamentos racionales o es de los que se dejan llevar por el ánimo del momento.

El mal del mundo, para mí, no está en el cuerpo mundial, materialmente nuestro cuerpo goza de buena salud, estamos en general bastante bien,
por lo menos contamos con lo necesario. Salvo los marginados y excluidos, pero tienen poca importancia (perdón por la ironía).

Pero, lo que hace verdaderamente grave la situación mundial es el espíritu del mundo, está muy mal, sufre de graves alteraciones psicológicas, incluso psiquiatritas. Claro, en éste mundo a los que más se les nota y de los que uno más habla, es de los marginados, porque algunos amenazan nuestra seguridad próxima. Pero, los que están en la cúspide del poder tienen también lo suyo, y p0r tener más poder más peligrosos, aunque por cierto más camuflada, por haber tenido una educación más fina comparada a la falta de educación de los marginados, que se criaron a lo bruto.

Reconozco que a veces dudo si seguir haciendo critica a nuestra cultura, (subcultura, incultura, anticultura), porque mucho insisten algunas personas, amigas y no amigas, que no es conveniente hablar de cosas negativas, porque hay que ser optimistas, (como si el reconocimiento de una enfermedad fuera pesimismo y consistiera el optimismo en la simplificación de decir “estamos bien” “estamos bien” ).

Es real que si hablamos mucho de lo que está mal le damos un espacio y promoción que no le corresponde, que la mejor forma de matar el mal es haciendo el bien. Sin prestarle tanta atención. Y que si habamos solo de lo que esta mal vamos dejando la impresión que todo esta mal, y cuando no vemos el bien no nos sentimos estimulados en positivo. Pero, tampoco podemos ser tan tonos de no alertar sobre un mal que es grave o amenaza ser grave y no hablar sobre las causas o sobre quienes lo propagan, o suavizar sus efectos como cuando en lugar de decir que hay gente mala en el mundo decimos “no siempre la gente es buena”. Suavizar la verdad u ocultar parte de la realidad -por más negativa que sea- también es una forma de mentirnos, y me parece a mí que así no lograremos nunca pasar del negativismo o del exitismo.

IMPORTANCIA

Según entiendo y observo:

Podríamos que en la vida lo más importante es el dinero, pero solo en algunos aspectos.
También lo más importante seria el placer (en algunos aspectos). En algunos aspectos lo más importante son los sentimientos. Pero la razón también es en algunos aspectos lo más importante. Gozar es lo más importante (en algunos aspectos) la atracción sexual y la práctica sexual es lo más importante (en algunos aspectos). La pasión es lo más importante en algunos aspectos. No trabajar,… El ocio es lo mas importante en algunos aspectos. La libertad de hacer lo que a uno se le da la gana o hacer la propia voluntad es lo mas importante,-en algunos aspectos. La ley, la obediencia a la ley, la disciplina, la exigencia o la auto exigencia, es lo más importante, en algunos aspectos.
Podría decir que el agua en algunos aspectos es lo más importante, pero esto mientras no falte, no tiene importancia. Menos repercusión en la vida social.

Todos los errores y horrores humanos derivan de considerar una o algunas de estas premisas como lo más importante en todo aspecto.

PREMISAS

Escribir es algo tan delicado como leer. Tanto en el que escribe, como en el que lee, se pone en juego al hacerlo su responsabilidad hacia los demás, su responsabilidad social.
Para el que escribe, se pone en juego también en lo personal la calidad de su saber, muestra cuanto sabe y cuanto ignora, y cuanto no sabe que ignora, sus confusiones o falsas seguridades, claro que para detectarlos, se nenecita de un lector conocedor de la verdad. Para la gran masa pasará seguramente inadvertido. El peor dilema por resolver sería la de dejar claro, en todos, que la discutida “verdad” a favor de la duda, es una mentira. Una mentira que convierte la duda en una verdad casi indiscutida.
Para el que lee también es delicado, puesto que, si no sabe la verdad o cree en la premisa que todo entra en el terreno de la duda, puede tragarse todos los argumentos que le parecen veraces -porque aunque se niegue el valor de la “verdad” siempre nos manejamos en función de ella- basando su saber quizás en simples especulaciones sofísticas. Y en cuanto a su responsabilidad social también es grande, puesto que, aunque puede no formar parte de los que escriben, forma si, parte de los que opinan, de la gran masa que propaga premisas erróneas por saberes insustanciales.

CREACION

Redundancias.

Nadie crea nada, solo Dios crea de la nada. Nadie crea su propia riqueza. La riqueza está, solo cambia de mano. La sociabilidad forma parte de la riqueza que cada hombre incorpora a su vida, y a su “ser”. La sociabilidad forma parte de la riqueza del ser del “hombre” en la medida que hace de su riqueza, riqueza de todos. La riqueza hace al “hombre” más hombre cuando hace de su riqueza riqueza de todos.
En la esencia del “hombre” está su cualidad social. No es algo añadido, viene con él. El hombre es un ser social, tan social es el hombre que no podría vivir sin sociedad. Podría tener un techo, podría tener alimento, podría tener para vestirse pero no seria vida, seria sólo un existir.

Su “cualidad” social no garantiza su “calidad” social.
Su “cualidad” social no anula su individualidad,
Su individualidad no anula su “cualidad” social, solo puede anular su “calidad”.

Nuestras riquezas no son esencialmente nuestras, porque no la hemos creado nosotros, la hemos recibido de la sociedad para que las usemos para nuestro bien, no para nuestro mal ni para el mal de los demás. Lo que pensamos es parte de nuestra riqueza, es algo “nuestro” pero de alguna manera es ajeno a nuestro ser, porque nada de lo que pensamos es creación nuestra, la hemos recibido de la sociedad. La vida nos lo ha dado para que las aprovechemos para nuestro bien, pero, para el bien de los demás también, ya que de ellos la hemos recibido.

Nada creamos, todo incorporamos, sin embargo algo hay en nosotros esencialmente nuestro. Tenemos en esencia la capacidad de retener y darle nueva forma a lo adquirido, pero no es creación, es apenas interpretación e inspiración creativa.

ESCRIBIR

Redundancias.

Para habituarse a escribir, primero hay que pensar. Para pensar que escribir, primero hay que pensar sin pensar en escribir. Para habituarse a pensar, hay que ponerse a pensar en forma habitual.
Para ponerse a pensar en forma habitual, hay que querer pensar. Para querer pensar, hay que estar motivado a pensar. Para estar motivado a pensar, hay que sentir. Para sentir, hay que mirar.
Con los ojos miramos todo lo que queremos, y lo que no querríamos, pero con el alma calificamos lo que miramos. Según como miramos, calificamos. Con los ojos y la mano podríamos escribir todo, con el alma solo lo seleccionado. Podemos escribir lo que pensamos, pero en realidad escribimos lo que somos, escribimos como somos.

RELACIONES

No solo el hombre se perfecciona o entorpece con las relaciones, también las palabras.
Quien en la vida no entra en relación con los demás de alguna manera siempre se empobrece, porque el hombre es un ser esencialmente social además de individual, por esto no hay nada más negativo que el voluntario aislamiento,(aunque algunos temperamentos autosuficientes lo nieguen).
Aunque estemos rodados de gente, está demostrado empíricamente que es perjudicial estar ausente, para nosotros y para la sociedad.

No es poco frecuente darle a las palabras connotaciones incorrectas, esencialmente las usamos en el “sentido” que se usa, sin advertir si esa interpretación es correcta. Nos manejamos casi con síntesis conceptuales, con ideas generales, del ambiente. Muchos adeptos al relativismo intelectual, ético o moral, no dan crédito “un verdadero” sentido de las palabras porque sostienen que la libertad de interpretación es absoluta de cada individuo, sin embargo, éste argumento se cae cuando las meditamos con sinceridad.

Partir de una palabra para meditar sobre ella es seguir su recorrido para encontrar (no para inventar) su sentido, la reflección nos lleva inevitablemente a relacionarla con otras, como si recorriéramos el hilo de una tela de araña. Contemplando los puntos de unión y desencuentro vamos enriqueciendo nuestra visión. Pero hay que tener cuidado, porque al igual que con las personas, hay relaciones que nunca se dan, y si se dan es porque se las fuerza. En estos casos siempre con su buena cuota de falsedad.

A modo de ejemplo, en el uso común y corriente: Tolerancia se entiende como lo contrario de exigencia. Pero es lo contrario de rigidez.
Por eso exigencia se confunde con rigidez o intolerancia. Al confundir exigencia con rigidez se cae en la permisividad creyendo que es tolerancia. Por eso permisividad se confunde con tolerancia.

COMPROMISOS

El gran beneficio de comprometerse solo con la verdad es que se mantiene una libertad sin compromisos. Puesto que, no se siente uno obligado a defender al que miente, ni criticar al que dice la verdad.

El compromiso al “grupo” -a su “filosofía”, a su “ideología”, a su “familia” a sus “amigos” a la política- es un compromiso “de grupo”. Y no pocas veces muy falso, porque la verdad ya no se tiene en cuenta.

Quien juzga comprometido solo con la verdad, su juicio es más justo, porque juzga a todos por igual.
Pero juzgar a todos por igual, no significa con la misma medida, puesto que seria injusto juzgar igual al que tiene más obligación como al que tiene menos.
Igual significa con la misma medida de amor, misma medida de comprensión y de afecto. De respeto.

Contrapunto

En la realidad la verdad no se ve tan pura. Y en la vida se hace lo que se puede.

Síntesis

Los compromisos por conveniencia son mentirosos porque se violan cuando dejan de “convenir”. Comprometerse con la verdad. Aunque la verdad sea difícil de vivir, es verdad igual, porque no se convierte por eso en mentira.

REALIDAD

La realidad tiene tantos componentes que una mente tan limitada como la humana es imposible abarcar. Inclusive, al juzgar un sólo aspecto siempre dejamos inevitablemente afuera muchos datos que variarían sutil o ampliamente nuestro concepto. Es por esto, que creo que nos manejamos comúnmente con más prejuicios que juicios. Esto no quita que podamos penetrar y comprender de forma bastante acertadamente la realidad.

Dentro de la amplia realidad encontramos la realidad social, en éste post me gustaría mostrar según mí visión, que nos pasa socialmente a los humanos de éste siglo.
Como siempre para comprender el hoy, hay que remontarse al pasado, “la historia” gran escuela.
Existen en la actualidad una mentalidad liberal con dos corrientes opuestas, de un lado los llamados de derecha y por el otro los de izquierda.
Todo el quehacer cultural gira al rededor de estas dos mentalidades, nada parece haber fuera de estas.
Estas mentalidades -formas de concebir la vida- son dos enemigas que conviven gracias a un pacto inconfesado que se dio naturalmente después de la guerra fría, Algo perecido al pacto de Yalta, pero no territorial. el reparto del mundo de la siguiente manera:
El liberalismo de derecha se quedó con el cuerpo social, y la gente de izquierda, con el espíritu de lo social. El liberalismo de izquierda copó fundamentalmente las universidades, semillero de la intelectualidad del mundo. El liberalismo de gente de derecha copó los mercados económicos. Y el pacto fue el de no interferir en sus áreas de influencia. (aunque como se traicionaron antes ninguno de los dos respetó fielmente el área de su adversario)

La educación en manos del liberalismo de gente de izquierda, fomentó un desprecio sistemático a la cultura del mundo hasta ese momento, porque creían e incluso creen que es era cultura de elite, con la idea de sustituirla por una cultura popular. Acuñaron un slogan sin ninguna duda muy bueno y seductor: CULTURA PARA TODOS! Pero, así como hecha la ley hecha la trampa, éste eslogan escondía una trampita, no se a propósito o a sabiendas, porque puede ser por pura superficialidad, aunque no creo, (no creo que sea por “pura”).
Para lograr una cultura para todos se sostuvo y fundamentó -eso hacen siempre los intelectuales- que todo lo de “elite” era impopular, por el solo hecho que accedían los menos, y todo lo popular era lo vulgar, por ser cultura de mayorías.
Y la cultura mal llamada “popular”, ganó las universidades, la educación en general, los medios de comunicación y la calle.

¿como nos encontramos hoy?

La cultura “popular” entendida así pasó a ser “cultura vulgar”. Y dejó de ser esencialmente cultura, para ser subcultura o incultura, porque en definitiva, no educó al “soberano” que es el pueblo, sino que lo abandonó a su suerte.
Una cultura que se limita a “mostrar la realidad”, que no trata de enseñar porque deja libre a cada uno de “malas” influencias, para que cada uno saque sus propias conclusiones, porque dicen –demagógicamente-que somos todos gente adulta. Una “cultura” que solo muestran una realidad, la mal llamada “popular”, mostrando opiniones vulgares, anécdotas vulgares, noticias vulgares, reportajes vulgares, groseros, desubicados, hechos y contestados por personajes mediáticos vulgares, con estatura humana baja, y más que baja, prostituidas, corrompidas, que no estimulan a nadie a mejorar sino todo lo contrario, sentirse “buena”en comparación.
Una “cultura” que simula ser tolerante con todas las ideas, ocultando las de “elite”, una “cultura” que no permite una critica, así de tolerantes son.
Una cultura que desprecia todo lo que no venga empapado de vulgaridad, y que caen con todo el peso de su propia e inmunda ley, seudo popular, para destruir a quien ose criticar, considerándolo un despreciable representante de las elites antipopulares.

Contrapunto

Pero como tanto el mal como el bien no viene de un solo lado, es justo no omitir que también desde las culturas de elite se despreció bastante al pueblo, el que siempre paga el pato.

Síntesis

Por eso, no se trata de cultura de elite o cultura popular, se trata de cultura verdadera y de un  compromiso real con la verdad en la cultura y por el pueblo.
 Real desprecio al pueblo es mantenerlo en la ignorancia entreteniéndolo con vulgaridades groseras, para que vivan orgullosos de lo que debería dar vergüenza.