Archivo por meses: abril 2010

DESAHOGO

A veces las experiencias negativas pueden asfixiarnos, si esto se da con frecuencia se nos puede ir pegando en el fondo del alma una resaca amarga.
Escribir es para mí un gran deshogo, y antídoto para la amargura, porque lo que no puedo decir a la cara -como tampoco lo digo por atrás, por convicción- porque se ofenden lo escribo y listo. Evacuada la impotencia.

APARIENCIAS

Un amigo me hizo notar el otro día (al ver mí dedicación por escribir en el blog) si no me estaba obsesionando. Porque me ve siempre ocupado, que las ilustraciones por encargo para publicidad, que pintar por propia exigencia, que enviar un cuadro aquí o allá, que preparativos para una próxima o remota exposición, que comunicarlo por mail a los amigos y conocidos, que un cafecito habitual con amigos, que otras cosas que no vienen al caso contar. Pero, la verdad que no me canso ni me inquieta, (por ahora), aunque llego a la noche muerto, llego feliz y contento!! (me salió en versito) …y me lo hizo notar (lo de la obsesión) para que pare la mano por lo menos con el blog, que no me reporta ningún beneficio, además porque sacó la conclusión al ver que al principio escribía cuatro post por mes, después ocho, luego dieciséis y ahora voy promediando los treinta.

Ante esta observación le dije que puede ser, pero en todo caso mí obsesión viene de lejos ya que, cuando publicaba cuatro, ocho o dieciséis era porque había dispuesto eso, dejando en innumerables papeles, anotaciones con las ideas de lo que no estaba dispuesto a publicar. Esto lo hacia porque no quería apabullar al lector, pero dándome cuenta con el tiempo que los lectores frecuentes son tan escasos me da lo mismo publicar poco o mucho, da igual.

CABRONES

Hay personas que se las podría definir con una palabra: cabrones. No se si el termino cabrón proviene de cabra, supongo que si, es muy evidente, porque las cabras son animalitos jodidos (perdón por la palabra pero es muy gráfica) son animales testarudos, duros, parcos, diriamos de carácter podrido, como se dice habitualmente.

Por el contrario creo que no hay antecedentes del calificativo “ovejón “para los que son extremadamente dóciles ¿será porque no los hay? Que ternura la de las ovejas!!, tan mansas y tiernas, tan sumisas, dóciles e indefensas… hasta parecen tontas.

Algunos creen que eso que tienen las cabras es “personalidad” y que las ovejas carecen de ella, pero es un mal entendido porque personalidad es las que las distingue a las dos, no a una sola.
Si las cabras fueran seres humanos podríamos decir que lo que las distingue no es su personalidad sino la falta de domino sobre si mismas, sobre su temperamento original, que hace que manifiesten tan claramente sus arrebatos.

Estos son los cabrones humanos, a estos no se les puede decir nada, cualquier sugerencia lo toman como una exigencia, un mandato que les humilla porque atenta contra su “personalidad” y cualquier intento de ayuda lo toman a mal porque piensan que lo están desvalorizando, y toda indicación, una critica a su persona. Una pena que se hagan tanta mala sangre por una retorcida psicología.

ESTADO

Según entiendo y observo:

Un problema grave se puede instalar en un país con una ciudadanía inmadura.

Cuando por un lado todos los medios en general y los periodistas en particular se ensañan contra un gobierno secundados por un malestar general real, realidad también inflada e influenciada por los mismos medios. Y por otro lado, quienes por defensa al gobierno, o por oposición a la actitud de los medios y periodistas, se ensañan en sentido contrario. Los primeros dando solo malas noticias, ocultando o manipulando las buenas y los otros haciendo exactamente lo contrario, como si esto fuera a compensar las injusticias y desprecios.

De cualquier manera, al margen de la dificultad de entendimiento normal de la condición humana,
donde cada parte tiene una enorme dificultad para salir de su parcialidad, y mirar un poco con los ojos del otro para entenderse, lo único que que denota es un país inmaduro con un gobierno, unos medios e incluso con una buena parte de la ciudadanía acorde, con una mentalidad extremista y sectaria provocando un “Estado” de desunión y revanchismo que no le sirve a nadie, o solo a aquellos que se aprovechan.

PENSAMIENTO

El pensamiento se forja con el estudio, se corrige con la sencillez, se perfecciona con la observación y se trasmite por la necesidad de desahogar el alma ante las experiencias diarias.

ARGUMENTOS

Según entiendo y observo:

Los argumentos débiles no se vencen con argumentos fuertes sino con preguntas.
Es difícil que de buenas a primeras uno reconozca que esta equivocado, el amor propio y el cuidado exagerado de la imagen pueden más en la mayoría de los casos. Cuando se desea rebatir un argumento débil no sirven ni las mejores explicaciones, porque el problema pasa por otro lado, por la mala disposición.
Lo mejor forma para mí es encarar la conversación al estilo Sócrates, preguntando sobre los mismos argumentos que se esgrimen, porque de esta manera se obliga a salir de la cómoda superficie sofistica. Cuando ya no se sabe que decir, el resultado puede ser variado. Si es sincero, recocerá su error y superficialidad, (no se suele dar con frecuencia), o se opta por callar. O terminar la conversación moviendo sutilmente el tablero para que se caigan todas las fichas y salir airosos sin perder: enojándose y acusando al otro de patear el tablero.

DESCONFIANZAS

Hago hincapié en el monumental problema que genera la generalización de la mentira, para intentar que reaccionemos.

Me refiero a esas pequeña mentiras de todos los días, a esas que no le solemos dar demasiada importancia o que tomamos totalmente a la ligera, a esas mentiras de las que estamos tan habituados que apenas las percibimos.

No me refiero a la persona que en contadas ocasiones se siente impedida e impotente de decir la verdad, totalmente comprensible, aunque pueda no ser justificable.

Me refiero concretamente a la persona que se ha acostumbrado a mentir, que adorna los hechos habitualmente para zafar, o para conseguir ventajas engañando. Que sigue mintiendo cuando es descubierta, y no se arrepiente de nada o por lo menos así lo parece, porque no da señales, jamás lo reconoce, jamás se le nota.

Me refiero concretamente a éste tipo de personas para decirle que, aunque la mentira le brinde grandes o pequeños beneficios económicos, es una persona deteriorada.
No digo podrida porque siempre tenemos la oportunidad de pegar la vuelta, de reaccionar. Los únicos podridos son los muertos.

Me viene a la memoria ese dicho tan conocido: “conocí a una persona tan pobre tan pobre…tan pobre que solo tenia dinero” Agrego: se podrá tener algo más que dinero, pero si no tenemos lo que debemos tener no somos más que esto: una lástima.

SUCIEDAD

A nadie le gusta vivir en la roña, pero puede ser que quien se acostumbra le resulte indiferente, y no le de ninguna importancia.
La suciedad del alma hace que antes que aceptar la culpabilidad de un hecho, se recurra a la vieja mentira de hacerse el ofendido, incluso hasta de enojarse, todo por el falso orgullo de no querer reconocer y pedir perdón. Pero aunque se ensucien los hechos con mentiras y se logre zafar limpiando la imagen de momento la realidad que queda siempre sucia.
Ver la verdad de los hechos, ver la verdad de lo que se es, saberse en falta, y reconocerlo, es estar en la verdad, y limpiarse, aunque de momento uno se ensucie.

INTELECTUALIDAD

Según entiendo y observo:

El coeficiente intelectual, la rapidez, y la astucia de una persona no tienen nada que ver con su salud psicológica.

Cuantos filósofos, sociólogos o escritores – puestos en el primer plano internacional en cuanto al reconocimiento cultural por su magistral inteligencia- han sufrido y no han podido con sus perturbaciones, y contribuido por esta causa a trastornar psicológicamente a generaciones por su nefasta influencia.

Por eso, habría que tener presente que en el camino de la intelectualidad no se llega a la sabiduría si no es por la vía de la sencillez. Sencillez que es simplicidad, no simpleza. No es rebusque, ni retorcimiento. La sencillez aunque depende del intelecto, (todo depende del intelecto) no tiene nada que ver con el, lo trasciende y supera porque viene de más adentro, del corazón mismo del alma.

DESORDEN

Un retrato del siglo XX y XXI Exhibicionismo

Según entiendo y observo:

El hombre siempre tiende naturalmente al orden, aunque guste y disfrute de cierto desorden. El orden si es absoluto es mortífero, lo más parecido a un cementerio, por eso el equilibrio de estos dos opuestos es orden perfecto.

Cuando el desorden supera el limite razonable, (que no suele ser la medida de nuestro gusto) como un boomerang vuelve hacia nosotros y nos pega fuerte. El orden y el desorden tienen relación parecida al aceite con la maquina, tanto si falta como si sobrepasa no ayuda o daña al buen funcionamiento. Aunque las dos son importares, es la maquina la que sirve al hombre y no el aceite, el aceite sirve a la maquina solo como acompañamiento, y al hombre en consecuencia.

Cuando el desorden excede su racionalidad sale de su rol, se sale de cause desmesuradamente afectando no a la maquina sino al hombre mismo.