Archivo por meses: septiembre 2010

DISTORCIONES

Creo que el ser humano es un ser en busca natural de armonía, pero que, por un desequilibrio también natural hacia lo placentero se deja llevar con mucha facilidad hacia los extremos. Esto no es un simple parecer. La realidad de cada uno y la historia de la humanidad lo confirman.

Hoy vivimos dos deformaciones culturales de gran significación y consecuencia. Por un lado el Modernismo y por otro el Fundamentalismo. No son las únicas deformaciones, pero todas parten del mismo hecho antes descripto. La marcada tendencia o inclinación al desequilibrio, y por éste a buscar posiciones extremas.

El modernismo es el hijo degenerado del liberalismo, es deforme en sus conceptos y deformante en las aplicaciones, puesto que ve todo lo nuevo como bueno y todo lo antiguo o tradicional como malo. El cambio es progresismo.
El modernismo de la mano del liberalismo, descree que haya algo permanente, que existan principios, porque todo es móvil, todo cambia. Solo son importantes los fines, no existen principios porque estos nos hablan de algo permanente, o creen que si los hay, pero que no hay que ajustarse a ellos si cambian las circunstancias (forma mas sutil de descreer de los principios).
Para el modernismo solo son importante los fines, los medios importan en la medida que se logra un fin, los medios son buenos o malos no según el bien o mal que hagan sino si convienen o no para alcanzar un fin. Para el modernismo no puede existir Dios porque no puede existir un ser que no cambie y que sea eterno. Porque todo cambia.

El fundamentalismo es el hijo degenerado de la fe religiosa, deforme en sus conceptos y deformante en la aplicación, todo cambio es malo. Que las cosas que fueron vividas en el pasado, acorde a esa vida pasada debe ser mantenida siempre. Nada debe cambiar porque Dios –creen- así lo dispuso para siempre. Porque lo que Dios dispuso para un momento histórico así debe ser para siempre aunque vaya al revés de las agujas del reloj. Ven a Dios sin poder desprenderse de su visión y temperamento humano intolerante. Ven a Dios vengativo, airado con los infieles y ellos se ven a si mismos como sometidos a la voluntad de Dios que ven como depredadora de malditos.

Ni unos no otros pueden salir de sus esquemas mentales extremistas para percibir que puede haber una realidad equilibrada, armónica. Un Dios Paternal.
No pueden entender a un Dios Paternal que permita las injusticias y calamidades de la vida, no pueden comprender porque no pueden salir -auque podrían si quisieran- de una mentalidad alienada por una visión humana. Y para entender algo de Dios, apenas algo, aunque suficiente, hay que salir un poco de nuestros esquemas mentales naturales.

Se ve que no pueden descubrir la verdad,  pero también se ve que podrían si pusieran el mismo empeño y disposición que para otras cosas. El hombre, como representante de la humanidad y de la historia, ha súper demostrado que todo lo que quiso lo pudo, cuando no puede es porque no quiere.

DISCRIMINEMOS

Discriminemos lo malo, lo sucio, lo peor, lo burdo, lo mentiroso, lo falso, lo equivocado, lo torcido, lo bajo, lo vulgar, lo grosero.

Discriminemos lo diferente por malo, por sucio, por peor, por burdo, por mentiroso, por falso, por equivocado, por torcido, por bajo, por vulgar, por grosero. No por diferente.
Discriminemos lo tradicional por malo, por sucio, por peor, por burdo, por mentiroso, por falso, por equivocado, por torcido, por bajo, por vulgar, por grosero. No por tradicional.
Discriminemos lo moderno por malo, por sucio, por peor, por burdo, por mentiroso, por falso, por equivocado, por torcido, por bajo, por vulgar, por grosero. No por moderno.
Discriminemos lo antiguo por malo, por sucio, por peor, por burdo, por mentiroso, por falso, por equivocado, por torcido, por bajo, por vulgar, por grosero. No por antiguo.
Discriminemos lo nuevo por malo, por sucio, por peor, por burdo, por mentiroso, por falso, por equivocado, por torcido, por bajo, por vulgar, por grosero. No por nuevo.
Discriminemos las conductas por malas, por burdas, por falsas, por vulgares, por groseras. No por conductas. a las personas.
Discriminemos a las personas solo cuando son culpables de delito por malas, mentirosas, corruptas, ladronas, degeneradas. No por sospecha de malas, mentirosas, corruptas, ladronas, degeneradas.
Discriminemos las ideas por malas, por burdas, por mentirosas, por falsas, por equivocadas, por vulgar, por groseras. No por ideas.

¿O vamos a seguir poniendo en duda eternamente las posibilidades humanas de conocer la verdad? ¿Vamos a descreer eternamente de la capacidad del hombre por discernir correctamente sobre lo que es malo, bueno, falso y verdadero? ¿Tan poca confianza nos tenemos que descreemos de nuestras posibilidades de conocer la verdad?

¿O es que no queremos llegar a la verdad porque le tenemos miedo? Tan bajo concepto no es propio de un ser humano evolucionado.

ARTE

¿Cual es el arte de escribir enmarañado? ¿es más arte escribir de forma complicada que en forma sencilla, que lo puedan entender todos? ¿O será una forma de esconder desconocimientos a través del “arte” del bla bla bla?

ENVIDIAS

La envidia es cosa tan común y corriente que apenas nos damos cuenta que la estamos viviendo. Como esto, hay infinidad de cosa que apenas percibimos y sin embargo están.
Esa es la diferencia que hace que algunos pasemos como exagerados para otros.
Decía que es cosa muy común… común y atroz, por corrosiva.  Es un sentimiento destructor de amistades y fraternidades, ataca las cosas más nobles del ser como la virtud, el talento, incluso la bondad del ser envidiado,  todo por molestarnos que el “otro” se destaque más que nosotros en algo o está en una posición que nos gustaría estar.
Aún en la amistad, sin mediar intereses materiales, enrarece el clima de la relación.

Si en el mundo no existiera el dinero, los intereses económicos, aún la envidia seguiría haciendo su trabajo.  La envidia ha destruido y destruye las mejores amistades y las buenas familias.  Hace que miremos mal e interpretemos peor los dichos y hechos ajenos.
La envidia nos lleva a mostraros indiferentes ante los logros ajenos ignorándolo y si no tenemos mas remedio que decir algo, nos insita a buscar de ente lo positivo del logro aquello que puede tener de negativo o defectuoso para exaltarlo, sobredimensionarlo.
La envidia no es gratis, paga su costo, ya que, si de ella salen humillaciones, recibe también comúnmente humillaciones o algo mucho peor al soplar la mecha que lleva al odio encarnizado.

La envidia es una inquilina codiciosa y vanidosa que, enamorada de la casa del propietario, busca destruir todo el vecindario para quedarse con todo y ser la única digna de admiración.

LIBERTAD

Es obvio que de la acción de unos depende siempre la felicidad de otros, creo que deberíamos plantearnos cada uno, si el uso de la libertad y la búsqueda individual de la felicidad tal como la proclaman el liberalismo que nos toca vivir es tan beneficiosa para la humanidad como dicen.

No se crean los de mentalidad colectivista que estoy hablando subterráneamente bien de sus ideas, son antiliberales de proclama más no de hecho, gustan y disfrutan de lo mismo, para uso exclusivo.

La vida no es juego de chicos, estamos ya bastante creciditos para actuar infantilmente.

PRUDENCIA

Una historia que no es cuento, pero…

Cuando yo era chico jugaba con frecuencia al ajedrez, tenia un asiduo contrincante, mí hermano. Estadísticamente, los resultados eran parejos cuando lográbamos terminar la partida porque mí hermano tenia una simpática particularidad, cuando veía próxima la derrota tocaba como por accidente una de las puntas del tablero, (no lo hacia por orgullo, creo que disfrutaba verme furiosos) así con éste conocido ritual lograba dar con las piezas por el suelo para terminar por el suelo los dos, no precisamente juntando las piezas. Del acaloramiento a las manos solo una fracción de segundos.
Hago un pequeño paréntesis para contarles la particularidad del tablero, éste era de unos 30x30cms. de una madera bastante dura, de unos 5 o 7 milímetros de espesor que se doblaba al medio como todo tablero pero en éste caso con sistema de bisagras metálicas. Hecho y pintado con la mano y la paciencia de papá. (No es que mí papá tuviera gustos toscos, es que se había cansado de nuestra falta de cuidado con tableros de cartón).
Un día, estábamos jugando una partida “silenciosa” en nuestro dormitorio en el preciso momento que dormía la siesta nuestro querido viejo, (no es que papá durmiera en nuestro dormitorio, es que era el único). No se porque estábamos sufriendo una partida de ajedrez en esas circunstancias teniéndonos que cuidar de no hacer ruido y con tanto lugar afuera. Lo único que se me ocurre pensar que quizás estábamos en penitencia. (¿sabrán lo que es eso los chicos de hoy?)
Comento especialmente éste día no porque esa partida singular se desarrollara con la pretensión de silencio absoluto, ni porque nuestro papá dormía la siesta en ese preciso momento , sino porque ese día la partida terminó peor que de costumbre, mejor dicho termino igual, el resto terminó diferente.

Terminó con mamá en el medio entre nosotros y los ojos desorbitados de papá y su cara enrojecida de indignación, y sus pelos parados por la furia (o por la almudada, no lo tengo claro) lo cierto es que le faltaba solo que le saliera espuma por la boca. Que había ocurrido. Ocasionalmente dormía panza arriba con sus pies en posición vertical, obviamente no cabe otra forma, (salvo en un cuadro de Picasso), dormía placidamente hasta que recibe el mismísimo tablero de madera de canto entre los dedos de uno de sus pies después que yo descargara mí furia tomándolo de una punta y arrojándolo al aire.

Si buscas una moraleja podes encontrar la que quieras o no encontrar ninguna.

LEALTAD

Actitud de utilería

Mí papá me contaba historias que no se si eran cuentos.
Me contó que una vez estaba en una concentración peronista, (era peronista) y como en toda concentración peronista estaban todos esperando que su líder saliera al balcón al grito de VIVA PERON! VIVA PERON!… hasta que salió al balcón.
Solo una palabras del pícaro caudillo sirvieron para que, enardecidos por la pasión peronista, gritaran: LA VIDA POR PERON! LA VIDA POR PERON!

Gratificado por la actitud de los compañeros dijo Perón a los suyos: vamos a demostrarles a los gorilas (los antiperonistas) que somos, los peronistas. Ya que están dispuestos a dar la vida por mí….(silencio sepulcral) dice; (introduciendo la mano en el bolsillo interior izquierdo de su saco): Voy a tirar esta pluma al aire, aquel a quien le caiga encima dará su vida por mí. Y la arroja a la multitud.
Que tragicómico espectáculo debe haber sido para Perón ver las caras de todos los compañeros mirando al cielo, en una organizada orquesta de soplidos en contra de destino de la pluma.

REBELDIA 
 

Rebeldías de cartón.
 

Alguien contó alguna vez que en cierta ocasión un individuo trastornado rompió a mazazos la vidriera de un negocio y todos los objetos que en el se exhibían. La calle se llenó enseguida de gente, sumándose al espectáculo más y más curiosos. Fuera de si daba el personaje mil razones, a tal punto que cada uno tomó enseguida partida poniéndose a favor o en contra del sujeto en cuestión. Poco después, cuando aún perduraba la contienda, llegó al lugar un viejecito silencio con su pequeña caja de herramientas, sacó un pegamento de ella y con paciencia infinita se puso a componer los objetos y vidrios rotos. Terminó después de muchas horas, pero esta vez nadie se detuvo a mirar, a nadie le interesó éste espectáculo. 
Muchos jovenes me recuerdan al “ilustre”personaje de la masa, arman manifestaciones, protestan, expresan sus reclaman a gritos de destitución con deseos de encender la hoguera. ¿Llamar la atención es lo que buscan? ¿arreglar las cosas de verdad? 
 

¿Cuantos jovenes quedarían si se les diera un buen maestro albañil y materiales para arreglar el deterioro?  Mas de uno diría: el último que apague la luz! 

Sueño con una juventud vibrante, sin apatias ni violencias, con impaciencias si, pero pensantes, que no se dejen manipular por quines quieren usarlos calentandoles la cabeza, aprovechandose de sus nobles deseos de justicia.

JUVENTUD

Juventud divino tesoro, en que quedó tu rebeldía.
Conocí una vez a un joven que se entusiasmo al conocer que existía verdaderamente la verdad, y estaba gozoso, pero después comprobó que esto le traía mas de una dificultad
al querer entusiasmar a otros para que gocen con el de sus beneficios. Por malas costumbre adquiridas no pudo soportar la preción de ir contra corriente y se fue detrás de sus viejos amores, que aunque falsos, le traían de momento menos problemas. Me parece haberlo visto por ahí, pero se que no es el mismo que conocí.

DIFERENCIAS

No hay que hacer diferencias!! No hay que discriminar!!! Hacer diferencias es considerar la calidad de las personas según su nivel económico, su color de piel, su familia, su pertenecía política o religiosa, o su no pertenecía a nada.

Es una gran injusticia abogar por una igualdad solo limitada a los derechos sin relación con los deberes. O una igualdad en otras realidades como son las diferencias de aptitud y actitud, o una igualdad que pone a todos con el mismo merito. No vale lo mismo un burro que un gran profesor, ni un chorro que un hombre honrado, ni un malo que un bueno.
En todas las cosas y realidades de la vida hay cosas que valen y otras que no, y no estamos fuera de la realidad.

Quien quiere ser tenido por igual siendo diferente está muy bien y tiene derecho a reclamar justicia.
Quien quiere ser tenido por igual siendo peor no tiene ningún derecho.

¿Quien quiere ser tenido por igual siendo peor? Los peores y los aduladores que viven de ellos. Obvio.