Archivo por meses: julio 2011

SOBRE EL MAL DE LA IGNORANCIA

Cuando hay malos sentimientos y malas artes lo que no se sabe se inventa.

Me figuro a la ignorancia como un mar calmo cuyas olas vienen contaminadas de prejuicios. A los resentimientos me los figuro como la brisa que las mueve, y a los odios como los fuertes vientos.

SOBRE EL FASCISMO ARGENTINO

Según entiendo y observo:

La realidad argentina de hoy está contaminada de fascismo. Esta realidad, no es más que la capitalización o la reactualización de una vieja y anquilosada herencia, que todos cuidamos celosamente, incluso inconscientemente.
El fascismo que nos caracteriza, especialmente en su esencia fanática, nos ha acompañado a lo largo de nuestra historia y nos ha convertido en rivales permanentes e irreconciliables: azules y colorados, personalistas y antipersonalistas, peronistas-antiperonistas, derechistas e izquierdistas.
El fanatismo es incapaz de ver matices, es extremista.

Los personajes pasan el anti permanece.

Es verdad el dicho que dice: dos no pelean si uno no quiere. Pero es realmente difícil sentirse atropellado y no reaccionar, y cada parte se siente atropellada por la otra y así se sigue consolidando nuestros antis.
El recurso de la no violencia, parece no ser el camino elegido por los argentinos.

Tengo yo también, quizás por esta herencia fascista mis propis fanatismos, por más que me propongo no reaccionar me subleva la intolerancia de los antis a mis ideas y sale de mí una reacción violencia igual.
La intolerancia tiene muchas formas y no siempre es directa, el no reconocimiento de los propios errores y la justificación permanente de lo injustificable puede provocar la exaltación intolerante hasta de un ser que desea ser pacifico. Y tiene que arrepentirse una y mil veces por la violencia que sale de él.
Mientras el cambio no se de en mi y en vos, la realidad argentina no cambiará para bien.
No esperes nada del “nosotros”, es la mejor forma de diluir responsabilidades.

La historia argentina cambiará verdaderamente cuando eliminemos a todos los rivales por mirarlos como argentinos y hermanos, sin excusas. Incluyendo a los que no les importa sus hermanos y los que -perdón- se cagan en la argentina.

SOBRE MENTIRAS “VERDADERAS”

Que habilidad tan sorprendente tienen algunos en convertir en asunto científico un montón de sonseras.
¿Creerán que nadie se da cuenta?  Se juegan a los que no.