Archivo por meses: septiembre 2011

NUEVA ETAPA EN EL BLOG

                         
No valoro una obra por su tamaño sino por la resolución alcanzada. En tiempos complicados, lo que más me resulta es hacer pequeños bocetos rápidos y de pequeños formatos, con la ilusión de repetirlo, hacer otra versión en grande cuando los tiempos lo permitan. Esta obra mide 30x40cms. Está trabajada con acrílico en forma muy rápida para no perder frescura.

SOBRE ALGUNAS ESPIRITUALIDADES

Según entiendo y observo:

Desde que se tiene registro histórico de los primeros hombres, está comprobado que la humanidad tuvo necesidad de Dios.
Los ateos dan causas que no coinciden obviamente con los creyentes, se basan en simple hipóstasis personales, que, por muy elaboradas que estén, no dejen de ser razonamientos que no pueden ser confirmados científicamente porque pertenecen a otra dimensión que la ciencia no puede llegar. Los creyentes por su parte, tienen también sus argumentos filosóficos, pero apoyados también en algo discutible para los ateos, como es la Revelación de Dios a los hombres, en definitiva, tampoco puede demostrarse empíricamente.

En la antigüedad, existían solo tres formas básicas de espiritualidad.
Los que creían en un solo Dios, representado por el pueblo judío exclusivamente (antes de Cristo y antes de Mahoma).
Los que creían en múltiples dioses, que servían cada uno para cubrir una necesidad diferente, representado por casi todos los pueblos antiguos.
Y los que creían en una espiritualidad cuasi religiosa, se sentían religiosos, pero en realidad estaban más cercanos a filosofíos de vida con ciertas experiencias místicas, representado principalmente por los hindúes, y los budistas que luego se le sumaron, una espacie de hindúes “evolucionados”. La idea de Dios en estos “religiosos” era una idea de un dios encarnado en la materia. Dios como energía pura que yace en la naturaleza misma. Todo es Dios, y en todo está Dios. Dios es la misma naturaleza, nada existe sin materia. Espíritus encarnados somos y mutamos de carne en carne. Dios no existe fuera de la materia y mucho menos es un Dios personal al que se le pueda hablar, escuchar y amar.

En estos días recibimos la visista del Dalai Lama, por todos conocido, una figura que sin ninguna duda despierta en el mundo más admiración que rechazo, aunque en éste sentir colectivo, no se sepa muy bien quien es, que hace, o que predica.

Quiero detenerme en unas palabras suyas dichas públicamente en esta ocasión, muy significativas por cierto, ya que no solo nos dan una muestran clara de su pensamiento, sino también de lo que vengo diciendo.
Ante el numeroso publico en el estadio Luna Park dijo lo siguiente:
“No existen milagros, todo depende de nuestras propias fuerzas”

Aquí hay dos afirmaciones categóricas, que “los milagros no existen” y que “todo” depende de nuestras propias fuerzas.
Dos “verdades” dichas, nada más y nada menos que por el Dalai Lama, que no son “verdades absolutas” aunque las dijo como si lo fueran. En esto el Dalai Lama se equivoca, porque no puede decir con total certeza que no existen. ( si se tratarse de un afirmación categórica al revés de un católico con cierto arrastre, los ateos militantes le tacharían de fundamentalista)
Ha quedado demostrado a lo largo de la historia numerosísimos hechos donde la ciencia tiene que rendirse y decir que no encuentra explicación, Los creyentes le llaman milagros, los no creyentes simplemente cosas que la ciencia todavía no puede explicar, por lo tanto aunque no tienen explicación más fácil les resulta negarlo. De todos modos es un misterio.

Seguimos:
Cuando el Dalai Lama dice: “todo” depende de nuestras propias fuerzas, también se equivoca, porque está haciendo una afirmación categórica, absoluta, de un supuesto: porque el no cree en los milagros y porque cree en el poder de nuestra propias fuerzas afirma que “es” cuando solo le parece que “es”, según su punto de vista.
También dice, y con esto cierra la idea:
“los seres humanos se preocupan demasiado por sus problemas, tienen miedo, sufren celos o se enojan. Ni rezar ni pensar en ellos son la salida”.
Según su punto de vista ¿si no existen los milagros porque no existe un Dios que escuche las plegarias ¿que sentido tiene rezar?

Es misterio el camino interior del budista, un misterio muy lejano al milagro.
Las personas santas de toda la vida de la humanidad, incluso aquellas que no fueron consagradas por la Iglesia (que pueden ser millones) incluso aquellas cuando la Iglesia aún no existía, se vaciaban de si mismos para unirse a Dios y llenarse de El, eso es la santidad. El Dalia Lama y los budistas cuando se vacían de si mismos de que se llenan? ¿con quien se unen? El “nirvana”. el “origen” dicen sin más, y con eso solucionan el misterio.

Así como me molesta que se hable sin saber, y como éste es un tema delicado que puede herir susceptibilidades, invito al dialogo si en algo o en mucho estoy equivocado.

SOBRE LA INSPIRACION ARTISTICA

Una vez, un amigo vendedor -de esos que salen en busca de- me dijo:
“Después de tantos años, tengo un promedio de ventas, cada veinte visitas le vendo a uno…. si yo supiera quien es ese uno, iría directamente a él.

Pablo Picasso decía que la labor del artista es 90% de trabajo y 10 de inspiración. Me parece acertado, o más bien hipotéticamente cercano a la realidad.
Me imagino que, con ese “90%” se refería a ese trabajo arduo, muchas veces doloroso donde el artista, como único protagonista en la resolución de los problemas que platea la creación, debe esperar con no poca paciencia y ansiedad que la la obra acabada llegue a ser lo que espera.
No entiendo como hay artistas que pintan solo cuando se sienten inspirados, cuando es, ese noventa por ciento la causa de la inspiración, o aquellos otros que se muestran como inspirados siempre, cosa rara.

SOBRE ARTE

ALGO SOBRE ARTE PURO

Los artistas que nacieron con la modernidad, especialmente los participes de la gran revolución liberal en lo artístico, (manifestada en esa efervescente sucesión y yuxtaposición de movimientos en aquellas primeras décadas del 1900) sostenían una idea común. Una idea, que estaba en la atmósfera artística de aquella época y que aún hoy tiene numerosos seguidores. La de convertir el arte en pura invención. Algunos, los más liberales, sostenían que no había que ajustarse a nada, otros los más moderados, a desprenderse solo de la naturaleza, liberarse de las ataduras del modelo natural, sea éste un paisaje, una naturaleza muerta, o una figura humana. Así nació un nuevo tipo de arte abstracto y un nuevo tipo de arte no figurativo. Exponentes contarios en estas dos tendencias, los cubistas y los expresionistas.

En definitiva, los dos estaban convencidos que la realidad natural era una trababa a la libre expresión e imposibilitaba la creación de un arte puro, donde los grandes protagonistas serian la combinación sabia de líneas, manchas, ritmos y texturas, sin alusión a nada, o apenas insinuado. Un arte que serviría de vehiculo absoluto a la interioridad del artista.
El artista “moderno” dejó de éste modo de sorprenderse de la naturaleza, dejó de observarla, dejó de admirarla, digamos que de alguna manera, se aburrió de ella, como si ya estaba todo dicho con lo hecho hasta el momento y la invención de la fotografía, como si nada habría ya por descubrir. Y comenzó un largo y laberíntico camino hacia una naturaleza hasta el momento desconocida. Un camino hacia si mismo.

Mi opinión y visión al respecto, no es contraria a estos artistas de la modernidad, pero tampoco la apoyo como si fuera una verdad absoluta, o el único arte de valor creativo.  Creo que es muy bueno y útil desprenderse del mundo exterior, tomar distancia para bucear en si mismo, pero antes que artísticamente me parece que es mejor y necesario hacerlo filosóficamente, porque sin no sabemos que somos y como somos, quienes somos y en relación a quien   ¿como vamos a pintar lo que no vemos?

Lo que hace puro o no a un arte, no está solo en el arte en si, sino en el artista que lo realiza.
Lo que hace impuro al arte. o en otras palabras, lo que pudre al arte es el consumismo y el utilitarismo. El vicio de figurar a toda costa, la vanidad de ser considerado y reconocido, de apurarse para no dejar de estar presente, de tener vigencia y la búsqueda impaciente de fama.

Creo que lo que hace puro al arte, fundametalmente es la sinceridad con que trabajamos y con la que nos mostramos, sin querer pasar por más de lo que somos, y ubicarnos con humildad en el lugar que por nuestros verdaderos meritos nos corresponde.

SOBRE ALGUNAS MANIFESTACIONES DE ARTE CONTEMPORANEO

¿De que hablamos cuando hablamos de arte?

Se suele pensar que el arte es la manifestación exterior y concreta de un don especial que tienen algunas personas. Con el don también especial de mirar la realidad de manera diferente al común de la gente.
Aunque pienso que no falta razón, puede esta idea ser también un tanto mentirosa, o mejor dicho puede servir de cause a la mentira, te comento porque:

Esta idea ha derivado en nuestro querido tiempo en la consecución de convertir hombres comunes -con ciertos “dotes” de soberbia- en artistas.
Hay una frase atribuida a Pablo Picasso, que lamento no tener textualmente que dice más o menos así:
“No hay arte sin artista, y arte es aquello que el artista decide que es. ¿Que nos esta diciendo?
Para mi nos esta diciendo dos cosas:
Si yo soy artista y hago un garabato cualquiera y considero que ese garabato es una obra de arte entonces lo es. Y también nos está diciéndonos que si yo puedo determinar que es arte y que no es, también en la misma lógica puedo determinar si yo soy un artista o no lo soy con solo creerlo. Este subjetivismo en grado superlativo dio origen y alimenta muchas manifestaciones del arte contemporáneo.