HERENCIA

De mí padre heredé una fortuna y de Dios el haber podido asimilarla. “En la vida antes que otra cosa se buena persona -me decía- pero no como esas buenas personas que son como caca de paloma, que no dan mal olor pero tampoco abonan la tierra”.